La cepa - Cantineoqueteveonews

Cuando la comunidad científica intenta acabar con el mortal coronavirus, se revelan los peores temores acerca de una cepa porcina, tan peligrosa como el COVID-19.

Según un estudio divulgado por la prestigiosa revista científica estadounidense PNAS, en China detectaron una nueva cepa del virus de la gripe porcina. Podría tratarse de la protagonista de la próxima pandemia.

Al virus lo llamaron G4. Al parecer proviene de la cepa H1N1 que provocó la pandemia registrada en el año 2009. «Tiene todos los rasgos esenciales que muestran una alta adaptabilidad para infectar a los humanos». Así lo describen los autores del trabajo, científicos de universidades chinas y del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China.

Puedes leer: El boicot a Facebook pellizca a sus cuantiosas finanzas

La compleja investigación se ejecutó desde 2011 al 2018. En los mataderos de animales de diez provincias se tomaron 30.000 muestras con hisopos nasales a cerdos. También en un hospital veterinario. Todo ello les permitió a los autores aislar 179 virus de gripe porcina.

Próxima pandemia en puertas

Descubrieron entonces que se trata de la nueva variedad, que se ha vuelto dominante en los cerdos desde 2016. La publicación del trabajo investigativo encendió las alarmas entre los epidemiólogos que intentan contener el coronavirus. China insiste en caracterizarse como el epicentro de las pandemias.

Tras el trascendental hallazgo, los científicos se dispusieron a ejecutar distintos experimentos con hurones. Estos son los animales que se utilizan con mayor frecuencia en la investigación de la gripe ya que sus síntomas son comparables con la que afecta a los seres humanos.  Es decir, los hurones cuando les afecta la gripe presentan fiebres, estornudan y tosen.

Fue entonces cuando los investigadores descubrieron que la cepa de los virus G4 se replica en las células humanas. Además provocaban en los hurones síntomas más complicados que otras cepas.

Asimismo los científicos lograron comprobar a través de pruebas in vitro que la inmunidad obtenida tras el contacto con los virus humanos de la gripe estacional no protege contra G4. Por si fuera poco comprobaron que un alto número de trabajadores que tienen contacto habitual con cerdos habían sido infectados.

Gripe porcina

En el 10,4% de ellos detectaron la presencia de anticuerpos contra el virus y el 4,4% de la población general también parecía estar infectada.  Al parecer, la pesadilla ya está en marcha, pues según los científicos la cepa se propagó a los humanos.

Lo que no se comprobado aún es que el virus de la gripe porcina se propague de humano a humano.  «Las pandemias ocurren cuando los virus de gripe A con un nuevo antígeno de superficie HA se vuelven capaces de transmitirse de humano a humano», sostienen los autores del trabajo.

Puedes leer: IOTA y la Universidad de Oslo tienen un laboratorio que usa al tiempo

Por todo ello instaron a la comunidad internacional y sobre todo a China a instrumentar medidas sanitaras en los mataderos de animales.   «La preocupación es que las infecciones de humanos por los virus G4 no conducen a la adaptación humana y aumentan el riesgo de una pandemia humana».

En China son comunes los mercados húmedos donde se expenden animales salvajes para el consumo humano. Pese a las críticas se mantiene la venta de toda clase de especies. Las autoridades de Beijín se comprometieron a adoptar medidas para detener la propagación de la cepa. Se espera que esta vez no sea demasiado tarde y que la próxima pandemia ocurra más temprano de lo que se espera.

«El estudio es un recordatorio saludable de que constantemente corremos el riesgo de la aparición de patógenos zoonóticos.  Y que los animales de granja, con los que los humanos están más en contacto que con los animales salvajes, son la fuente de virus pandémicos importantes», comentó James Wood, jefe del departamento de medicina veterinaria de la Universidad de Cambridge.