Comunidad LGBT - El Sol Latino

La comunidad LGBT enfrenta desafíos históricos en Rusia que le permite ser optimista para vencer innumerables y vetustos prejuicios.

En el país euroasiático la homosexualidad ha sido objeto de persecución desde hace muchos años.  En 1993 las leyes se modificaron para legalizar las relaciones entre personas del mismo sexo, pero en 2013, el presidente Vladímir Putin auspició una serie de leyes contra la «promoción» de la homosexualidad.

Sin embargo, recientes encuestas ofrecen un panorama más alentador para comunidad LGBT. Casi la mitad de los rusos defienden que los homosexuales tengan los mismos derechos. El optimismo les inyecta fuerzas para luchar.

Puedes leer: Misión de los hackers: Robar la vacuna contra el coronavirus

Según la encuestadora independiente del Centro Levada, casi la mitad de los rusos apoya la igualdad de derechos. El 47% de las personas respalda las uniones entre ciudadanos del mismo sexo.

Hoy los retos para los homosexuales rusos son enormes. Desde que Rusia prohibió la exhibición de “propaganda gay” a menores de edad en 2013, las autoridades se niegan a permitir desfiles del “orgullo gay” en todo el país. Desde entonces quedaron prohibidas las asociaciones, manifestaciones o cualquier tipo de información sobre derechos de gays, lesbianas, bisexuales o transexuales.

Prejuicios añejos

Se cree que hasta 2013 existían medios que divulgaban informaciones negativas y positivas acerca del colectivo. Pero a partir de esa fecha todos los medios se autocensuran.

Asimismo desde que Putin impulsó leyes contra la “promoción” de la homosexualidad, algunos legisladores consideran que los homosexuales deben ser “curados”. Para los activistas que respaldan las uniones entre parejas del mismo sexo, la mayor dificultad estriba en la falta de garantías legales.

Para ellos la falta de protección legal es uno de los mayores escollos. Hasta 1993 se consideraba un delito la homosexualidad en Rusia y en 1999 se le catalogó como un problema de salud mental. Resulta titánico que se puedan juzgar las agresiones homófobas. Y más complejo que se castiguen como delitos de odio.

Para la comunidad LGBT la mayoría de los ataques contra las libertades sexuales quedan ocultos e impunes. Los abusos llegan a tal extremo que los activistas denuncian a una página web que creó un macabro juego para cazar y torturar a homosexuales.

Acorralada comunidad LGBT

Por ello los colectivos gays sufren persecuciones y ataques crueles ante el silencio de las autoridades. A pesar de todo Dimitri Musolin, de la Alianza de Heteros y LGTB por la Igualdad LGBT de San Petersburgo, cree que la actitud de los rusos tiende a cambiar. Piensa que existe una postura más liberal por parte de algunos medios de comunicación. Además los jóvenes de diferentes ciudades observan con mayor tolerancia a la comunidad LGTB.

Puedes leer: Fundstrat: IOTA puede convertirse en estándar para los pagos M2M 

Por otro lado en la República de Chechenia, federada a Rusia, existe una cacería de brujas contra los homosexuales. Según medios locales como Novaya Gazetta, el gobierno de Ramzán Kadýrov instauró campos de concentración. Allí son encerrados y torturados cientos de homosexuales.

Para añadir más leña al fuego hace algunas semanas Putin, aseguró que mientras él sea presidente en Rusia nunca se legalizará el matrimonio gay. “Mientras yo sea presidente no habrá progenitor uno y dos. Habrá papá y mamá», apuntó.