Misión de los hackers - Cantineoqueteveonews

La cura contra la pandemia que salvaría millones de vidas está en riesgo, pues la misión de los hackers consiste en robar la vacuna contra el coronavirus.

Los piratas informáticos andan tras la búsqueda de información sensible que adelantan científicos y laboratorios de todo el planeta. La investigación médica sobre el COVID-19 en Estados Unidos es el objetivo de los piratas informáticos vinculados a China, sostienen funcionarios estadounidenses.

The Wall Street Journal citó a funcionarios estadounidenses quienes afirman que los hackers tienen capacidad de dañar irreversiblemente las instalaciones sanitarias.

Puedes leer: Los valiosos secretos que se llevan los muertos por coronavirus

El Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) dice que detectó intentos de intrusión cibernética en grupos que investigan vacunas y tratamientos. Desde que comenzó la pandemia la comunidad científica inició una carrera contrarreloj para hallar el medicamento. Pero los hackers también comenzaron su criminal tarea.

Misión de los hackers chinos

Cerca de seis 6 vacunas contra el coronavirus son probadas en humanos y la cura puede lograrse en cualquier momento. Sin embargo, las autoridades de Estados Unidos acusaron a piratas informáticos chinos e iraníes de haber ejecutado ciberataques. La misión de los hacker apunta contra farmacéuticas y universidades de Medicina. Pretenden robar información sobre las vacunas.

Por lo pronto el FBI valora los alcances de los daños ocasionados de manera deliberada. Les llama la atención que la misión de los hackers sólo consiste en hurtar datos que sólo los científicos pueden traducir.

Desde hace algún tiempo el  gobierno de EE.UU. acusa a los chinos de ciberespionaje, pero Pekín lo niega. El FBI y la Agencia de Seguridad Cibernética y de Infraestructura (CISA, por sus siglas en inglés), división adscrita al Departamento de Seguridad Nacional, emitieron una advertencia.

Ambos organismos indicaron que «los sectores de atención médica, farmacéutica y de investigación que trabajan en la respuesta al COVID-19 deberían ser conscientes de que son objetivos prioritarios» de los piratas informáticos. Los ciberdelincuentes intentan robar la vacuna a toda costa. Con esa información cualquier laboratorio sin investigar se pondría a la cabeza y obtendría millonarias ganancias.

En el comunicado señalaron que detectaron a los cibercriminales cuando pretendían obtener  datos valiosos de propiedad intelectual y de salud pública. Todo ello en relación a tratamientos que se llevan a cabo relacionados con el coronavirus.

Buscan datos confidenciales

«El posible robo de información pone en peligro el hallazgo de tratamientos seguros, efectivos y eficientes», indicaron el FBI y la CISA. Recordaron que en 2009 piratas informáticos vinculados a China lograron infiltrarse en los datos confidenciales del avión de combate Lockheed Martin F-35. De manera sospechosa y poco tiempo después China anunció que estaba desarrollando un avión similar, el Shenyang J-31. Una copia fiel de la que desarrollaba el Departamento de Defensa.

Puedes leer: IOTA detectaría a la COVID-19 antes de la segunda ola infecciosa

Por ello se cree que la misión de los hackers chinos se basa en escudriñar en las computadoras de universidades, centros de salud y laboratorios biológicos. Los detalles acerca de los ciberataques no han sido divulgados, pero China los niega de manera rotunda.

El FBI y CISA alertaron de que el robo de ese tipo de información pondría en riesgo la vacuna. Para la ciencia el objetivo consiste meta de alcanzar un tratamiento «seguro, efectivo y eficiente» para el COVID-19.

En los últimos meses, los ciberataques han aumentado como consecuencia de la crisis del coronavirus.