Guerra del agua - Cantineoqueteveonews

México y Estados Unidos asisten a una guerra del agua por ahora disimulada con tratativas diplomáticas mientras los pesimistas auguran un conflicto sin precedentes.

Los agoreros aseguran que en un futuro no muy lejano el agua desatará la Tercera Guerra Mundial. Cada día la demanda aumenta por el calentamiento global y las prolongadas sequías mientras la cantidad de agua dulce disminuye.

Desde 1995, el entonces vicepresidente del Banco Mundial, el egipcio Ismail Serageldin, advirtió que «si las guerras de este siglo se disputaron por el petróleo, las guerras del próximo siglo se librarán por el agua. A menos que cambiemos nuestro enfoque para administrar este recurso precioso y vital».

Puedes leer: Conoce cuál es el “secreto” mejor guardado que tiene IOTA

También el papa Francisco alertó en 2017 sobre las amenazas asociadas a la falta de recursos de agua potable. Además mostró su preocupación por la posibilidad de «una gran guerra mundial por el agua».

Pero la soterrada guerra del agua que libran México y Estados Unidos no tan reciente. La constante sequía en la cuenca del río Bravo y el mal uso del agua de ese afluente elevan las tensiones entre ambas naciones.

Por ahora México no ha podido cumplir con un tratado en la materia suscrito entre las dos naciones en 1944. En las últimas semanas pasaron del diálogo diplomático a las amenazas legales.

Guerra del agua marca las relaciones

Lo cierto es que México debe casi 2.000 millones de metros cúbicos de agua a su vecino, según los términos del Tratado de Aguas y Límites. Pero los gobernadores y agricultores de los estados del norte del país se niegan a pagar por la escasez de agua.

Para evitar que el conflicto escale el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió pagar la deuda de agua del país con Estados Unidos. Incluso si ello significa pedir a los agricultores mexicanos que se sacrifiquen y contribuyan.

López Obrador dijo que apelará al entendimiento de su homólogo Donald Trump si México no puede cumplir con el plazo. También agradeció a Trump que haya sido respetuoso con México.

México tiene hasta el 24 de octubre para pagar su deuda de agua y el tiempo se agota. La Comisión Nacional del Agua del Gobierno de México (Conagua) explicó hace algunos días que según el Tratado de Aguas, México debe aportar a EEUU 431 Mm3 anuales de agua dulce. Asimismo EEUU enviará 1,850 Mm3 a México.

El pasado 30 de julio el gobierno de México, a través de Conagua y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) explicaron el por qué México debe pagar y con urgencia. Todo ello en el marco del Tratado de Aguas que data de 1944.

Administración conjunta de ríos

Recordaron dicho tratado firmado entre México y Estados Unidos, regula la administración conjunta de los ríos internacionales Colorado, Bravo y Tijuana. Tales torrentes abastecen de agua a los estados fronterizos.

En ese sentido cada año México debe transferir a Estados Unidos 431 millones de metros cúbicos (Mm3). Y en ese mismo lapso EEUU debe trasegar 1,850 Mm3 de la cuenca del río Colorado. El tratado consiste en llevar todo en buenos términos y evitar una guerra del agua.

Es decir, México recibe 4 veces más agua de la que entrega. Sin embargo, México cuenta con flexibilidad para cumplir con el pago del agua a lo largo de 5 años. Pero EEU, por su parte, debe concretar el pago cada año.

El quinquenio 2011-2015 se cerró con un déficit de 324.7 Mm3 y en el correspondiente de 2016-2020 puede que ocurra lo mismo. No se puede incurrir en dos adeudos por dos quinquenios consecutivos. Y de allí la premura de cerrar sin deuda el actual ciclo que concluye el 24 de octubre. Por ello a México le urge efectuar el pago del agua.

“No hay posibilidad de prorrogar el pago en espera del ciclo agrícola y la época de lluvias. Toda vez que el ciclo anterior cerró con faltante”, señaló Blanca Jiménez Cisneros, directora de Conagua.

Puedes leer: Medio UK no cree que acciones individuales mermen el cambio climático

El agua que transporta México a Estados Unidos nace de los ríos Bravo, Conchos, Arroyo Las Vacas, San Diego, San Rodrigo, Escondido y Río Salado. No obstante, la disputa por los pago de agua se intensifican, pues los agricultores de los estados fronterizos se niegan a cumplir con los compromisos suscritos por México.

Hace algunos meses los trabajadores agrícolas tomaron una represa en la frontera con Texas. “No queremos un conflicto internacional. Los acuerdos se cumplen, si tenemos firmado un tratado, tenemos que cumplir”, dijo en esa ocasión el presidente López Obrador.