capacidad de contar - Cantineoqueteveonews

La capacidad de contar de los animales forma parte del enigma básico de las matemáticas. ¿Fueron descubiertas o inventadas? ¿Existe una estructura fundamental matemática en el universo o los humanos las inventamos para manipular mejor la realidad? Más allá de este debate de la filosofía de la ciencia, sabemos que no somos la única especie en hacer uso de ellas.

Al menos desde el punto de vista de la enumeración, los animales son capaces de procesar números. Un artículo publicado por la BBC, revisa sorprendentes instancias de esta habilidad en otras especies y explora las razones de su desarrollo.

Puedes leer: Conoce cuál es el “secreto” mejor guardado que tiene IOTA

Resulta que la capacidad de contar ofrece un beneficio significativo para la supervivencia, razón por la cual este rasgo de comportamiento está presente en muchas poblaciones animales. Varios estudios sugieren que la representación de números mejora la capacidad para aprovechar las fuentes de alimento. Resulta igualmente útil para cazar, evitar la depredación, moverse por su hábitat y perdurar en las interacciones sociales.

Bacterias con capacidad de contar

Antes de que los animales numéricamente competentes evolucionaran en el planeta, las bacterias ya utilizaban la información cuantitativa. Las bacterias se ganan la vida mediante el consumo de nutrientes de su entorno. Y sobre todo, crecen y se dividen para multiplicarse.

Sin embargo, los microbiólogos han descubierto que también tienen vida social. Esta capacidad les permite sentir la presencia o ausencia de otras bacterias. En otras palabras, pueden detectar la cantidad de bacterias a su alrededor, lo que se traduce en la capacidad de contar.

Por ejemplo, la bacteria marina vibrio fischeri tiene una propiedad especial que le permite producir luz. El proceso se llama bioluminiscencia, similar a cómo las luciérnagas emiten luz. Si estas bacterias están en soluciones de agua diluida (donde están esencialmente solas), no emiten luz.

Pero cuando crecen hasta cierto número, todas producen luz simultáneamente. Por lo tanto, la vibrio fischeri puede distinguir cuando están solas y cuando están juntas. Resulta que hacen esto usando un lenguaje químico. Expulsan moléculas de comunicación y la concentración de estas moléculas en el agua aumenta en proporción al número de células.

Tener quórum

Y cuando esta molécula alcanza una cierta cantidad, llamada «quórum», les dice a las otras bacterias cuántos vecinos hay y todas las bacterias brillan. Este comportamiento se llama «detección de quórum». Las bacterias votan con moléculas de señalización, el voto se cuenta y, si se alcanza un cierto umbral (el quórum), todas las bacterias responden.

Este comportamiento no es solo una anomalía de vibrio fischeri. Todas las bacterias utilizan este tipo de detección de quórum para comunicar su número de células de forma indirecta a través de moléculas de señalización.

Sorprendentemente, la detección de quórum no se limita a las bacterias; los animales también la usan la capacidad de contar para moverse.

Cómputo de hormigas y abejas

Las hormigas japonesas (Myrmecina nipponica), deciden trasladar su colonia a una nueva ubicación si sienten un quórum. Estas transportan sus crías solo cuando hay un número definido de hormigas en el sitio de destino.

La cognición numérica también juega un papel vital cuando se trata del desarrollo de estrategias de alimentación eficientes. Las abejas se basan en puntos de referencia para medir la distancia de una fuente de alimento a la colmena. Evaluar los números es vital para su supervivencia.

En 2008, los biólogos Marie Dacke y Mandyam Srinivasan descubrieron que las abejas son capaces de contar la cantidad de puntos de referencia en un túnel de vuelo. De este modo llegan a una fuente de alimento, incluso cuando se cambia el diseño espacial.

Puedes leer: ¿Cómo se explica la violencia racista en la policía de EE.UU.?

Si evaluar los números ayuda en esta lucha por sobrevivir y reproducirse, seguramente es apreciado y confiable. Esto explica la capacidad de contar en el reino animal.

Evolucionó porque fue descubierta por un antepasado común anterior y se transmitió a todos los descendientes, o porque se inventó en diferentes ramas del árbol de la vida animal. Independientemente de su origen evolutivo, una cosa es cierta: la competencia numérica es sin duda un rasgo de la evolución.