charlatanes de la medicina alternativa - Cantineoqueteveonews

No siempre es fácil desenmascarar a los charlatanes de la medicina alternativa. A pesar de guardar distancia con el tratamiento científico de las enfermedades, generalmente recurren a un lenguaje pseudocientífico. Mientras cuestionan procesos de ardua investigación con fundamentos experimentales, utilizan términos técnicos para teñir de credibilidad sus argumentos absurdos.

La proliferación actual de prácticas y terapias pseudocientíficas representan un riesgo de salud de gran impacto. La irresponsabilidad de sus postulados puede causar daños severos en los ingenuos pacientes que se someten a sus designios. Ejemplos de las consecuencias de estas manipulaciones son los movimientos antivacunas o los daños hepáticos producidos por productos vendidos como nutrientes naturales.

Descubrir a los charlatanes de la medicina alternativa

Edzard Ernst, catedrático alemán de medicina e investigador especializado en el estudio de la medicina alternativa, se ha convertido en «el flagelo de la medicina alternativa.» Esta fama se la ha ganado por publicar investigaciones críticas acerca de terapias que carecen de eficacia demostrada.

Puedes leer: Notre Dame revela entre las cenizas sus recónditos secretos

En su publicación Winnowing the Chaff of Charlatanism From the Wheat of Science, Ernst ofrece una serie de claves. En el texto «Separar la paja de la charlatanería del trigo de la ciencia», identifica a los charlatanes de la medicina alternativa. “Podría ser una ayuda valiosa para discriminar las afirmaciones de salud creíbles de las increíbles”, afirma en la introducción.

La pseudociencia como recurso

En su trabajo, el especialista alemán revisa afirmaciones comunes a las prácticas de la medicina alternativa que chocan frontalmente con la ciencia. Un ejemplo tomado de la acupuntura: “Las enfermedades son provocadas por un desequilibrio de las dos fuerzas vitales, el ying y el yang”. O de la hemeopatía: “Cuanto mayor sea la dilución del remedio más poderoso serán sus efectos”.

La pseudociencia tiene diversas características. Diferentes autores han citados varios criterios para reconocerlas. En el campo de las prácticas médicas no científcas hay algunas características muy sencillas. Estas nos permitirían reconocer el discurso difuso de los charlatanes de la medicina alternativa.

Actitud intolerante

Muchas medicinas alternativas se cultivan con un celo evangélico. Además sus cultores encuentran difícil aceptar una crítica razonada. Intentar un debate racional constituye una tarea desgastante. E rudo lidiar con quien sostiene una hipótesis que todavía no han sido suficientemente comprobadas. de allí la imposibilidad de afirmar que son incorrectas.

Selectividad a conveniencia

Los charlatanes de la medicina alternativa tienden a ignorar los hechos que contradicen sus puntos de vista. En lugar de ello seleccionan una serie de datos, aunque hayan sido obtenidos de forma anómala. La selección de sucesos anecdóticos que corroboren sus absurdas hipótesis es una constante. “Una tía mía se curó del cáncer con ejercicios de respiración pranayama”. Su argumentación consiste primero en formular conclusiones. Después identifican selectivamente aquellos casos que encajan en estas conclusiones.

Paranoia conspirativa

La creencia en poderes establecidos que intentan destruir sus postulados forma parte del repertorio discursivo de los charlatanes de la medicina alternativa. Por ejemplo en Internet abundan afirmaciones sobre experimentos de la industria farmacéutica para evitar está llevando curaciones alternativas del cáncer. Quien solicite una evidencia de tales es tachado inmediatamente de formar parte de la conspiración.

Vocabulario científico

El empleo inadecuado de terminología científica como por ejemplo energía, teoría del caos o mecánica cuántica es una marca de este tipo de fraude. Es recurrente emplear estos términos fuera de contexto para crear la sensación de credibilidad.

Puedes leer: Los microrracismos que Derald Wing Sue nos enseña a reconocer

Esta pequeña guía posiblemente no sea infalible. Sin embargo incrementa las posibilidades de discriminar  los argumentos empleados por los charlatanes de la medicina alternativa de aquellos que optan por realizar ciencia.