Guayaquil ciudad del terror - Cantineoqueteveonews

Las calles de Guayaquil lucen como escenario de la ciudad del terror y del horror una apocalíptica película debido a la pandemia que azota a esa población de Ecuador.

Las calles de la turística ciudad portuaria de Ecuador lucen como una morgue al aire libre. Cadáveres sobre el asfalto marcan el drama que viven sus habitantes quienes reclaman atención de los colapsados servicios sanitarios.

En principio las autoridades locales anunciaron medidas de restricción que la gente no se tomó en serio. Seguía en las calles y hacían fiestas, informó el diario guayaquileño El Universo. Ahora frente a la dantesca realidad la paranoia se apoderó de los incrédulos habitantes.

La alcaldesa de la ciudad de Guayaquil, Cynthia Viteri, días atrás prohibió el aterrizaje de un avión de Iberia, procedente de Madrid. Temía que los tripulantes propagaran el virus en su ciudad. Ahora la funcionaria se encuentra confinada en la ciudad del terror tras resultar infectada.

Puedes leer: Los más viejos que sobrevivieron al coronavirus COVID-19

Algunos sanatorios cerraron sus puertas porque sus trabajadores temen contagiarse. Los funcionarios encargados de recoger los cuerpos prefieren no acercarse a los cadáveres para evitar enfermarse y morir. Así está Ecuador.

Guayaquil: ciudad del terror

El pánico al contagio en la ciudad del terror también ha generado protestas de los familiares de las víctimas que fallecen en sus casas.  Las imágenes son espantosas. Cadáveres envueltos en plásticos arrojados a la calle o acumulados confirman a Guayaquil como epicentro de la pandemia en América Latina.

Debido a que los hospitales se encuentran desbordados algunas víctimas fallecen dentro de sus casas en Guayaquil. Sus parientes desconocen las causas del deceso y las autoridades también.

Vídeos realizados por ciudadanos constatan cómo familiares llevan a la calle a los fallecidos y los dejan sobre el asfalto. Sienten terror a resultar contagiados. Algunos cuerpos fueron quemados en medio de protestas

La provincia del Guayas, situada en Guayaquil, hasta el 1 de abril había reportado  más víctimas de la COVID-19 que naciones de América Latina. Registra 60 muertos y 1.937 infectados. En todo Ecuador reportan 2.758 casos positivos y 98 fallecidos, según datos  del Ministerio de Salud Pública del país.

Las redes sociales replican la tragedia de Guayaquil ciudad del terror. El foco más grande de coronavirus en la región. Pese a la insistencia de los ciudadanos el gobierno que dirige Lenín Moreno se niega a instalar fosas comunes.  Sin embargo, prometió construir un cementerio en tiempo récord.

Cadáveres en las veredas

El mandatario de Ecuador anunció la conformación de una fuerza de tarea para levantar el camposanto. De esa manera le podrán ofrecer cristiana sepultura a las víctimas. «Velaremos por un entierro digno a los fallecidos en la emergencia sanitaria. Y garantizamos la bioseguridad de los trabajadores de la salud dotándoles de insumos necesarios», refirió el presidente Moreno.

Según las autoridades cerca de 300 cadáveres ya fueron recogidos de sus domicilios. Se desconocen si fallecieron como consecuencia del coronavirus, pues a ninguno se les hizo un test de prueba. No tuvieron oportunidad de llegar a un hospital porque no había camas para ellos. Sus parientes intentaron en vano que los atiendan en los centros sanitarios, pero regresaron a sus casas marcados por la impotencia. Los desesperados familiares agradecen la acción de la policía de Ecuador.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, quien se encuentra enfrentada al presidente Lenin Moreno denunció que los cadáveres los dejan tirados en las veredas. Los camposantos no tienen capacidad de recibir tantos cadáveres al mismo tiempo. Además el agobiante calor provoca que la descomposición de los cadáveres en Guayaquil ciudad del terror sea más acelerada.