Trucos dentro del autobús - Cantineoqueteveonews

El trasporte colectivo es considerado como uno de los potenciales lugares para contraer el coronavirus, pero existen trucos dentro del autobús para neutralizar el virus.

Reducir el riesgo de contraer COVID-19 cuando viajas en transporte público es una tarea que los ciudadanos pueden realizar. Algunos ponen en práctica sus propios métodos.

Navegar el transporte público durante la pandemia, sin embargo, es algo que ni los pasajeros más vivaces pueden esquivar. Caminar para mucha gente tampoco es una opción.

Puedes leer: Ciudades con energía renovable usarán tecnología IOTA

Hay algunas acciones que resultan obvias como usar una mascarilla, evitar las horas más congestionadas y mantener el distanciamiento físico.

Pero los trucos dentro del autobús pasan por asuntos de ventilación y flujo de aire. Entre más gente respire, tosa o hable en el mismo espacio, mayores son las probabilidades de que resultar infectado. Por ello se recomienda abrir las ventanas y mantenerse callado.

Trucos dentro del autobús

Por lo tanto, evitar a las personas parlanchinas o seguirles la conversación, es una tarea primordial para neutralizar el virus. Las microgotas con carga viral se disipan más rápido con el viento, pero dentro de un autobús cerrado la situación se complica. Entre más ventanas abiertas, mejor.

Según un estudio de 2018 realizado por la Universidad de Londres, la gente que usaba el metro de la capital británica con regularidad tenía más probabilidades de sufrir de gripe que los que no lo hacían.

Mantenerse callados

Además en los autobuses ruidosos, donde la gente debe inclinarse y gritar para ser escuchada, tienen mayor riesgo que los silenciosos. Lo más prudente es abordar colectivos que no estén repletos de pasajeros, pero en algunos países no se puede.

Los deficientes sistemas de transporte provocan que los colectivos estén siempre llenos. Allí tampoco se puede mantener la distancia física recomendada de 1,5 metros.

Otro de los trucos dentro del autobús consiste en evitar tocar superficies contaminas. Para ello se recomienda el uso de guantes desechables.

Puedes leer: Esta es la estrategia de un virólogo alemán para acortar cuarentenas

La gente que viaja parada tiene más probabilidad de agarrarse a los postes verticales. También se sujetan de otros asideros, como correas o tiras de resorte. Durante el viaje debe evitarse llevarse las manos a la boca o nariz.

Algunos pasajeros prefieren ir cerca de las puertas, pero se trata de uno de los lugares más congestionados y más contaminados.