Fusión nuclear - Cantineoqueteveonews

Los científicos siempre observaron en la fusión nuclear la posibilidad de obtener una energía limpia e ilimitada como la que generan las estrellas.

Pues ese anhelo dejó de ser una quimera. El proyecto ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor) inició su ensamblaje a un costo de 23.500 millones de dólares. Los ingenieros ya tienen listo el recinto en Saint-Paul-lez-Durance, al sur de Francia.

En ese extraordinario aparato están comprometidas las esperanzas de 35 países que esperan su culminación en el año 2025. ITER es uno de los grandes proyectos científicos de la civilización moderna. Con ello se pretende demostrar que la fusión nuclear puede ser rentable y en el futuro cercano comercializarla.

Puedes leer: IOTA Stronghold es un baluarte que hará inexpugnable la seguridad

Para ello se construyó una máquina de 23.000 toneladas y 60 metros de alto. De acuerdo con sus desarrolladores dentro del colosal aparato se creará una estrella por lo que se necesitaron 3.000 toneladas de imanes superconductores.  Algunos de ellos pesan más que un avión.

Además la máquina estará enlazada a 200 kilómetros de cables superconductores que tendrán que estar a una temperatura de -269 °C. De esa manera el ITER se transforma en la planta criogénica más grande del planeta.

El ITER avanza

En el proyecto de fusión nuclear participa la Unión Europea, China, Rusia, Japón, India, Corea del Sur y los Estados Unidos.  Todos estos países comparten el alto costo «Felicito sinceramente al proyecto ITER. Creo que esta innovación desempeñará un papel clave para abordar los problemas mundiales, incluido el cambio climático y la realización de una sociedad sostenible libre de carbono», señaló Shinzo Abe, primer ministro de Japón.

Kadri Simson, Comisaria de energía de la Unión Europea resaltó la culminación de diez años de trabajo y 10 millones de componentes. Cada elemento que compone la poderosa máquina de fusión nuclear está a la vanguardia en su campo.

Bernand Bigot, director general del proyecto, resalta que “permitir el uso exclusivo de energía limpia será un milagro para nuestro planeta». Será el primer reactor en producir energía limpia, durante periodos sostenidos de tiempo.

Miles de ingenieros y científicos trabajarán en el proyecto durante los próximos 15 años. En 2025 esperan producir el primer plasma.

Ahora el proyecto de fusión nuclear más grande del mundo entró  en su fase trascendental. Los ingenieros comenzaron a ensamblar el núcleo de la máquina, proceso que culminará en cinco años. Una vez concluido se podrá generar  “plasma supercaliente”.

Los científicos dicen que la fusión podría ser una fuente de energía limpia e ilimitada que ayudaría a enfrentar la crisis climática.

La energía nuclear actual depende de la fisión, en la que un elemento químico pesado se divide para producir otros más ligeros. Pero la fusión nuclear funciona mediante la combinación de dos elementos ligeros para hacer uno más pesado. Cuando ello ocurre libera grandes cantidades de energía con muy poca radiactividad.

Plasma en el Tokamak

La máquina albergará el plasma caliente dentro de una estructura llamada Tokamak la cual controla las reacciones de fusión.

«Es una fase enormemente emocionante del proyecto. La mayoría de nosotros nos unimos para cambiar el mundo También para hacer una gran diferencia sobre cómo proporcionamos energía limpia a las generaciones futuras. Todos sabemos que necesitamos ITER para tener éxito», dijo a la BBC el profesor Ian Chapman, director ejecutivo de la Autoridad de Energía Atómica de Reino Unido.

Puedes leer: ¿Por qué una inteligencia artificial no puede patentar un invento?

«Esperamos ver el primer plasma en cinco años. Eso será solo un plasma corto, que durará unos pocos milisegundos, que demuestre que todos los imanes funcionan. Luego tendrá que haber una etapa posterior de ensamblaje de otros componentes. Sin embargo, está marcando hitos en ese camino para demostrar la fusión a escala comercial», explicó.

No obstante, otros escépticos consideran que los recursos que en la actualidad se destinan al proyecto ITER deben destinarse a energías renovables comprobadas.