Rover Perseverance - CantineoqueteveoNews

El rover Perseverance, ese asombroso vehículo todoterreno de la NASA que buscará vida en Marte está equipado con todos los juguetes.

Fabricado por el Laboratorio de Propulsión a Reacción que forma parte de la misión espacial Mars 2020 del Programa de Exploración de Marte partirá a finales de julio. Su diseño es parecido al rover Curiosity, pero algo más avanzado.

Dispone de siete instrumentos científicos para escudriñar la superficie marciana. Además cuenta con 23 potentes cámaras y dos micrófonos. Y si las cosas se le ponen más difíciles un pequeño helicóptero le ayudará a salir del trance para encontrar nuevas rutas.

Puedes leer: Chronicle de IOTA abre salones privados para guardar la historia de tus transacciones

Para bautizarlo la NASA realizó un concurso en el cual recibió 772.000 votos de estudiantes estadounidenses que proponían un nombre. El pasado mes de marzo se realizó el concurso y ganó Perseverance.

Según la NASA el mismo equipo de ingenieros que diseño el rover Curiosity  asumió el reto de diseñar el Rover Perseverance. Esta vez rediseñaron las ruedas para otorgarle mayor tracción. Por ello idearon unas nuevas de aluminio cubiertas con tacos de tracción y radios de titanio curvos para un soporte elástico.

Es más pesado que su predecesor en 17% debido al nuevo sistema de muestreo. Además el todoterreno incluye un brazo robótico de cinco articulaciones que mide 7 pies.

El astromóvil fue diseñado para sortear toda clase de obstáculos en el planeta Marte. Llegará a la superficie marciana en una nave espacial tipo aterrizador. Su fiabilidad es fundamental para que la misión se ejecute sin contratiempos, pues debe trabajar en condiciones muy distintas a las que hay en la tierra.

Rover Perseverance en acción

Los diseñadores se centraron en otorgarle al rover Perseverance cualidades para soportar altos niveles de aceleración. Estará sometido a temperaturas altas y bajas, a la presión, a tormentas de arena, corrosión y rayos cósmicos.

Tendrá que funcionar en perfecto estado porque allí ningún mecánico podrá acudir para su auxilio vial. Además no podrá ser controlado de manera remota en tiempo real. Las velocidades de las señales de radio son demasiado lentas. Sin embargo, el rover es capaz de operar de forma autónoma sólo con una pequeña ayuda del control de la NASA.

Los científicos de la agencia aeroespacial tienen previsto que Perseverance aterrice sobre el cráter Jezero. El proyecto Mars 2020 no solo busca hallar pruebas fehacientes acerca de que Marte cuenta con las condiciones necesarias como para ser habitado.

Al rover lo diseñaron para también buscar rastros de vida microbiana pasada. Asimismo el programa incluye misiones a la Luna y busca preparar al ser humano para la exploración intensiva del planeta rojo.

Una ventana óptima

Por ahora se cree que el lanzamiento no tendrá lugar hasta antes del 30 de julio de 2021 porque existe una ventana óptima de unos 15 días para ejecutarlo. Ese fenómeno se produce cada dos años y medio cuando la Tierra y Marte se encuentran más próximos, a unos 60 millones de kilómetros.

El rover Perseverance tiene cámaras apostadas encima de un mástil que les sirven como ojos. Sus ojos son los ojos de los investigadores en la tierra. Les permitirán ver a larga distancia con gran precisión y crear imágenes en 3D.

Puedes leer: La creatividad: la chispa humana que le falta a la inteligencia artificial

«Con su potente zoom, Mastcam-Z puede ver características tan pequeñas como una mosca, desde una distancia que es aproximadamente la longitud de un campo de fútbol» explica la NASA. Pero no las usará para buscar moscas sino rocas que demuestren que Marte pudo haber soportado pequeñas formas de vida hace mucho tiempo.

Mientras se desplaza sus equipos pueden medir temperatura, humedad, tamaño y forma del polvo, velocidad y dirección del viento.