Las contraseñas - Cantineoqueteveonews

Protegerse de las estafas en Internet resulta complejo, pues allí pululan los hackers, pero el FBI ofrece varios trucos para robustecer las contraseñas.

Las recientes fallas que mostró Twitter con cuentas emblemáticas demuestran la necesidad de reducir al mínimo la vulnerabilidad. Por ello es indispensable elegir un password que mantenga a salvo las cuentas bancarias, los correos y las redes sociales.

La agencia de seguridad estadounidense divulgó cinco útiles consejos para que los usuarios de Internet conserven sus patrimonios. En realidad la última línea de defensa de la intimidad son esos caracteres que la gente elige a veces sin pensar en su seguridad.

Puedes leer: IOTA crearía bases de datos de mantenimiento para la industria eólica de altamar

Por ello el FBI considera que las contraseñas largas son mucho mejor que las cortas. La policía federal estadounidense recomienda una longitud de, al menos, 15 caracteres que combine mayúsculas y minúsculas.

Un truco difícil de descifrar para un kacker consiste en la utilización de varias palabras desordenadas que no guarden relación entre sí. La anarquía resulta a veces un antídoto eficaz para los estafadores. Po ejemplo: “DirectorMesAprendizajeCamión» sería la ideal para el FBI.

Las contraseñas anti-hacker

Una práctica habitual entre particulares y empresas es cambiar todas sus contraseñas cada cierto tiempo por razones de seguridad. Pero en realidad se trata de un error garrafal.

Por ello el FBI desaconseja esta estrategia. La agencia sostiene que si no existe problema o indicio de ataque no deben cambiarse las contraseñas. La gente termina por olvidar tantas contraseñas, se cansa y utiliza las más sencillas de recordar. Por lo tanto, las más fáciles de hackear.

Del mismo modo se recomienda que si la gente desea que su contraseña permanezca segura no debe ofrecer pistas sobre la misma. Se deben proscribir fechas de nacimiento, nombres de mascotas, hijos, novias, etc.

Se sugiere también utilizar como opción el empleo de algún  sistema de gestión que almacena todas tus contraseñas. El mismo crea un nuevo password único para cada uno de los servicios integrados. Gmail ofrece de forma gratuita este sistema, pero también existen otras alternativas de pago más profesionales en el mercado.

Gestores de pasword

En este caso el único punto débil consiste en que si algún kacker averigua el password en el gestor de contraseñas todo se acaba. El timador habrá conseguido tener acceso a todas las cuentas. Pero también resulta más fácil el tener que recordar esa única contraseña en lugar de decenas diferentes.

La ciberseguridad es fundamental aunque el 3% de los internautas todavía utilizan estériles contraseñas. Una de ellas es el viejo “123456”, según el ranking de los peores pasword elaborado por la empresa de ciberseguridad Splashdata.

Los password que se basan en números y letras también son fáciles de descifrar mediante el uso de algoritmos. Además la vulnerabilidad se multiplica cuando se utilizan las mismas contraseñas para todas las cuentas.

Puedes leer: Proyecto Kuiper: El plan de Amazon para conquistar el espacio

Por ello muchas empresas de ciberseguridad y el FBI sugieren la utilización de anárquicas palabras. Así como también de letras mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales.

Una guía  del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) citada por el propio FBI asegura que no hay que complicarse la vida con muchos símbolos y caracteres especiales. Lo más efectivo es crear una contraseña larga.