inteligencia artificial - Cantineoqueteveonews

La inteligencia artificial ha sido considerada hasta ahora un modo tecnológico de superar muchas de nuestras limitaciones. Con ella, nuestro mundo se ha ampliado considerablemente. Ha sido, hasta cierto punto como el papel ejercido por el manejo de la electricidad. Pero esto es cierto, solo en el contexto de la inteligencia artificial débil. En los terrenos de su versión fuerte, la perspectiva cambia considerablemente.

La inteligencia artificial fuerte podría realizar exitosamente cualquier tarea intelectual de cualquier ser humano. Inteligencia artificial igual o superior a la capacidad humana promedio. Y su implicación no sería ya una ampliación de nuestro mundo. Estaríamos hablando incluso de una alteración del orden metafísico.

Puedes leer: Proyecto de fusión nuclear Inter busca aportes de tecnología para armar su puzzle

Un artículo de Xataca ausculta las profundidades de esta complicada posibilidad ontológica. Lo que está planteado con la implantación de la inteligencia artificial fuerte es una alteración del orden cósmico. Viviríamos la ruptura de la realidad creatura-creador.

Deus Inteligencia Artificial

Pero, siendo la inteligencia artificial fuerte aún una mera especulación, el modo en que su presencia trastocaría este orden cósmico aún está sujeto a debate. ¿Podría ejercer un papel divino? Esta pregunta y la posibilidad de generar una respuesta mueve el piso de la religión institucionalizada. Las tentativas respuestas ya están tomando cuerpo.

Alexander Bard, artista y sociotecnólogo sueco, en 2012 se decidió a crear su propio movimiento religioso, el sinteísmo. En ella la concepción tradicional de Dios ha muerto. Sin embargo nosotros mismos estamos estamos ‘dando forma’ al Dios nuevo a través de los avances de la era digital. Internet, es para Bart, un fenómeno tecnológico devenido en teológico.

Por su parte, Anthony Levandowski es un ingeniero que trabajó para Google y Uber. Un conflicto legal de gran magnitud entre ambas empresas generó su despido. Al final de la pandemia, lo espera la prisión. Lo curioso del caso es que fundó una iglesia: El Camino del Futuro.

¿Deidad artificial?

Concretamente, se proclamó ‘Decano’ de su organización religiosa. Según sus estatutos, se centrará «en la creación, aceptación y adoración de una deidad basada en Inteligencia Artificial desarrollada mediante hardware y software de computadora».

Lewandowski no encuentra mejor definición de una deidad. «No es un dios en el sentido de que produzca rayos o cause huracanes. Pero si hay algo millones de veces más inteligente que el humano más inteligente, ¿de qué otra forma lo llamarías?».

En su concepción religiosa, la inteligencia artificial guardaría la cualidad de un dios bondadoso y protector. «Me encantaría que la Máquina nos vea como unos ancianos a los que respeta y cuida. Que dijera: ‘Los humanos aún deberían tener derechos, aunque yo esté a cargo'».

Vince Lynch es el CEO de una empresa de inteligencia artificial adaptada a empresas llamada IV.AI. Lynch ve factible que los humanos se arrodillen ante una IA para adorarla. Sobre todo porque, según él, una inteligencia artificial se parece mucho no ya a Dios, sino a la religión organizada.

Lynch explica las imágenes y metáforas bíblicas en este contexto.»Educar a los humanos en la religión es similar al modo en que enseñamos conocimientos a las máquinas. La repetición de muchos ejemplos que son versiones de un concepto que quieres que la máquina aprenda».

El Génesis de la máquina

Para reforzar su punto de vista, Lynch ha creado una inteligencia artificial simple alimentada con los textos del Génesis. Con la data religiosa es capaz de ir creando nuevos versículos bíblicos. Dos ejemplos de estos versículos que demuestran que por ahora parece que sólo capta la forma del discurso, su retórica.

43: 28 «Y se decían los unos a los otros: Vamos, construyámonos un pequeño bálsamo y una paloma joven».

28: 17 «Y dijo a su casa, ya todas las naciones de la tierra que había puesto por almohada, y se acostaron en aquel lugar de Betel; pero el hombre era perfecto en su vejez, y el muchacho era esclavo de mi mano».

Puedes leer: ¿Qué es la puerta al inframundo y por qué no para de crecer?

A Marvin Minsky, reformulador del concepto moderno de inteligencia artificial, le preguntaron si alguna IA «podría alguna vez tener un alma como la nuestra». Su respuesta tiene visos de epifanía.

«Alma es la palabra que usamos para la idea que cada persona tiene de qué es y por qué. Creo que todo el mundo tiene que construirse ese modelo mental. Y, si dejas sola a una computadora o a una comunidad de ella, intentarán descubrir de dónde vienen y qué son».