Puerta al Inframundo - Cantineoqueteveonews

Llamar al derretimiento de la capa de permafrost, puerta al inframundo es mucho más ilustrativo. E incluso suena más real cuando se contempla el enorme agujero desde una vista aérea. Algunos hasta pueden ver en el cráter, la figura de un enorme animal. Una especie de insecto gigantesco que va devorando el paisaje y que aumenta su tamaño a medida que se alimenta.

Tal como lo describe un artículo de Gizmodo, la hendidura tiene las características de una herida. En los años 60 la Puerta al Inframundo era apenas una grieta en el paisaje de la región siberiana de Batagaika, pero el agujero continúa aumentando su área y cuánto más lo hace más secretos del pasado revela.

La puerta al inframundo es un colapso

Son los pobladores de Batagaika quienes le han puesto el nombre. Ellos, a diferencia de los científicos, prefieren evitar el lugar, pues ven con pavor como la vegetación es devorada. Sus locaciones sagradas se hunden en un abismo que les resulta inexplicable. Un mal sitio.

Puedes leer: Premier League, pasaportes IOTA-COVID y detectores del coronavirus

En términos técnicos la puerta al inframundo no es más que una sima por deshielo. Se manifiesta como un tipo especial de corrimiento de tierras que suele afectar a las regiones árticas y subárticas. Cuando las temperaturas suben mucho, el permafrost se funde y el agua que contiene la tierra se filtra abajo. Esta filtración debilita el sedimento que soporta el terreno y provoca un colapso del suelo.

La Puerta al Inframundo es un colapso, pero uno especialmente masivo. El problema es que las altas temperaturas en Siberia están acelerando el desplome del suelo. El termómetro ha batido récords en la región, con temperaturas 10 grados Celsius superiores a la media veraniega.

El fuego ahonda la herida

Por otra parte, el fuego también contribuye a su engrandecimiento. Los incendios en el este de Siberia está contribuyendo a la pérdida de permafrost. Según Greenpeace, por esta razón, solo en 2020 ya se han perdido 19 millones de hectáreas de bosque. El daño en este territorio corresponde a un área más grande que la de toda Grecia.

Según un estudio publicado en Science en las últimas décadas, la sima se ha abierto a un ritmo de diez metros al año. Actualmente tiene una longitud de más de un kilómetro.Desde 2016, esa velocidad está acelerando a entre 12 y 14 metros cada año. Y todo apunta a que su crecimiento no se detenga, sino todo lo contrario.

Herida reveladora

Los especialistas creen que el colapso del terreno no parará de crecer hasta que consuma toda la ladera de la colina en la que apareció. Mientras tanto los científicos esperan usar la reconstrucción de los cambios ambientales del pasado para predecir cambios similares en el futuro.

Puedes leer: Proyecto Kuiper: El plan de Amazon para conquistar el espacio

De acuerdo a Julian Murton, profesor de Ciencia del Permafrost en la Universidad de Sussex en Inglaterra la información que aporta la puerta al inframundo es muy valiosa. «Si podemos entender cómo fue entonces el ecosistema esto puede ayudarnos a comprender cómo se adaptará la región al actual calentamiento del clima».

Aprender las lecciones que pueda ofrecer el cráter Batagaika es prioritario para los investigadores. Esa puerta a inframundo guarda información valiosa sobre los mecanismos que aceleran el calentamiento en zonas de permafrost.