Ciencia ficción - Cantineoqueteveonews

Como el monstruo de Frankenstein y otros engendros de laboratorio, la pandemia luce como argumento para una novela de ciencia ficción.

Prestigiosos medios estadounidenses revelan que el coronavirus se escapó de forma accidental de un laboratorio chino.  Fox News y The Washinton Post dieron la campanada.

La información que proviene de fuentes de inteligencia revela que falta poco por comprobar la teoría. Todos investigan el orrigen de la enfermedad que mantiene en ascuas a la humanidad.

A lo largo del mundo el COVID-19 ha infectado a más de dos millones de personas con más de 150.000 muertos. Tras desatarse la mortandad varios funcionarios de la embajada de Estados Unidos en China recordaron un desafortunado incidente que luego vincularían con algún libro de ciencia ficción.

Puedes leer: Nasar Ramadan Dagga de CLX Samsung involucrado en complot del Coronavirus

Ellos en el año 2018 visitaron el Instituto de Virología de Wuhan desde el año 2018 y observaron severas fallas en los sistemas de seguridad. De inmediato alertaron a Washington sobre una precaria investigación que adelantaban los chinos relacionada con coronavirus en los murciélagos.

Precario laboratorio

 Por coincidencia el coronavirus nación en la ciudad china de Wuhan. Además en el foco de la pandemia opera la mayoría de los laboratorios de investigación.

Para añadir más condimento de esa película de ciencia ficción y tras la visita, el cónsul y los funcionarios salieron con los pelos de punta. Enviaron dos cables diplomáticos, categorizados como sensibles pero no clasificados. En ellos describieron su alarma ante los fallos de seguridad biológica en el laboratorio. Además pedían más control sobre él.

Los textos a los que tuvo acceso The Washinton Post refieren que un claro riesgo por la “potencial transmisión en humanos”. Temían un nuevo brote, como ocurrió con el SARS. Manipulaban virus sin mucha pericia, tal vez como el doctor Víctor Frankenstein. Un trabajador del desafortunado laboratorio se contagió y a su vez enfermó a otras personas. Ese sería el paciente cero que se dedicaba al estudio y análisis de las guerras bactereológicas. De pronto la pandemia azotaba al mundo.

Los chinos desde hace años investigan los virus que transmiten los murciélagos. Tal vez por ello voceros de inteligencia descartan que el coronavirus haya nacido en un mercado de animales salvajes en Wuhan. Más bien les llama la atención que las escaparse el virus Beijín ordenó cerrar de inmediato el laboratorio de virología. Asimismo los primeros enfermos jamás llegaron a estar cerca de ese mercado.

Ya en febrero, el Instituto de Virología Wuhan (WIV), respaldado por el estado chino, rechazó los rumores. Negó que al coronavirus lo hubiesen sintetizado de manera artificial en uno de sus laboratorios.

Virus de ciencia ficción

Los chinos culparon al mercado, a sus vendedores y se lavaron las manos. De esa manera se desmarcaron de cualquier responsabilidad. Ahora se dedican a la venta global de mascarillas e insumos médicos.

Puedes leer: IOTA sería un súper policía para el e-commerce con o sin pandemia

En el 2015 los científicos del laboratorio chino publicaron un artículo en la revista Nature Medicine. En el mismo aseguran haber creado un virus nuevo de coronavirus. Tomaron partes de otros virus, lo que lo vuelve sumamente contagioso y difícil de combatir. Por ello estimaron que es impredecible la trayectoria del patógeno.

A raíz del anuncio, el virólogo Simon Wain-Hobson, del Instituto Pasteur, de Francia, denunció los riesgos que hay al manipular genéticamente los virus. Insistió en que nadie puede predecir cómo se propagaría. Asimismo alertó sobre los peligros de esa investigación.

Al drama se le suma que muchos periodistas y médicos chinos han sido silenciados y obligados a retractarse. Por lo pronto todo indica que algunos científicos resultaron infectados y algunos murciélagos escaparon de sus jaulas. El Pentágono no se ha pronunciado aún sobre esta teoría de ciencia ficción.