Ejército de androides - CantineoqueteveoNews

La pandemia mantiene a la humanidad en vilo, pero la presencia de un ejército de androides en los hospitales asusta.

Los escépticos miran con recelo a la tecnología y sobre todo a los robots que ayudan a curar a los enfermos. Temen que en cualquier momento puedan volverse en contra de los pobres enfermos.

El COVID-19 provocó el colapso de los servicios sanitarios. Los médicos no se daban abasto para atender a tantos pacientes que llegaban al mismo tiempo. Y es allí cuando una flota de androides llegó a los centros de salud de Tailandia.

Puedes leer: Los fantásticos encuentros cercanos entre el Pentágono y los OVNIS

La ayuda extra no es mal vista por el personal. Uno de los robots lo llaman Ninja. Su misión consiste en encontrar a las personas afectadas por coronavirus. Además los cuida y proteger a los profesionales de la salud del contagio.

Al robot lo diseñaron en principio para asistir a pacientes que sufren accidentes cerebrovasculares, infartos cerebrales, entre otros. Pero la pandemia provocó que todo cambiara de manera radical.

Los robots combaten la pandemia

Los ingenieros encargados de dar las instrucciones al robot cambiaron los algoritmos y los protocolos de actuación de Ninja. Combatir al coronavirus es ahora el nuevo desafío. En diversos países los androides se encuentran en las calles a la vista de los incrédulos y escépticos. Detectan la temperatura corporal de los ciudadanos mientras que otros rocían desinfectantes.

Las autoridades tailandesas estiman que en las próximas semanas diez hospitales serán tomados por un ejército de androides. Dotados con tecnología de última generación son capaces de supervisar la evolución de los síntomas. También permiten a los médicos conectarse por videoconferencia con sus pacientes.

Asimismo los desarrolladores del robot estiman que podrán llevar comida y medicamentos a los pacientes y desinfectar las habitaciones de los hospitales. El propósito de los androides consiste en minimizar el contacto entre enfermos y el personal de salud.

“Los médicos no tienen que entrar en la zona de riesgo. Pueden mantenerse fuera de las habitaciones y comunicarse con los pacientes mediante el robot», señaló Viboon Sangveraphunsiri, profesor de ingeniería mecánica de Universidad Chulalongkorn de Bangkok, (Tailandia).

Esa casa de estudios junto con Advanced Info Service (la operadora de telefonía móvil más grande de Tailandia) impulsa este proyecto. Cada robot tiene un costo de unos 9.000 euros y los entregan a los hospitales azotados por la pandemia de forma gratuita.

Hospital inteligente

También en Wuhan, la ciudad china donde se originó el coronavirus, opera un hospital de campaña inteligente. El centro de salud está dotado de 20.000 camas y de robots que funcionan las 24 horas del día.

Los desafíos de la medicina provocan que un ejército androides sea alistado en los laboratorios. Pero el fenómeno viene en proceso desde hace algún tiempo.

Puedes leer: Sensor para detectar la COVID-19 en el aire interesa a la IOTA

Da Vinci fue el primer robot cirujano del mundo. Se creó en el año 2000 y en la medida en que pasan los años es perfeccionado. Fue tal vez el primero en llegar a un hospital.

Sirve para realizar cirugías complejas de manera menos invasiva que los cirujanos. Se trata de un equipo de cirugía robótica desarrollado por la empresa norteamericana Intuitive Surgical.