racismo en Alemania - Cantineoqueteveonews
Consultor Gerencial, Especialista en diseño e implementacion de Estrategias Digitales, Desarrollo de nuevos productos y Asesor en aplicaciones Tangle.

Las protestas por el asesinato de George Floyd en Estados Unidos han puesto en la mira al racismo en Alemania. A claras vistas no se trata de un fenómeno aislado. Las agresiones orquestadas por la NSU (Clandestinidad Nacionalsocialista) evidencian una incómoda realidad. Los disturbios xenófobos y los ataques extremistas de derecha forman también parte de la sociedad alemana.

Nuevas cifras apoyan este escenario y confirman una oscura tendencia: la discriminación racista ha aumentado significativamente en el país. La lamentable orientación fue corroborada por el Informe Anual para 2019 de la Agencia Antidiscriminación del país (ADS). El número de casos reportados en Alemania aumentó en casi un diez por ciento a 1176. Con un 33 por ciento, representan la mayoría de todas las solicitudes de asesoramiento recibidas por la autoridad. En 2016, su volumen llegaba aún al 25 por ciento. Desde 2015 su número se ha más que duplicado.

Racismo en Alemania: un problema persistente

Bernhard Franke, jefe provisional de la agencia, considera crónica la situación del país europeo. Alemania tiene un «problema persistente con la discriminación racista y no apoya con consecuencia suficiente a los afectados», aseguró.

Puedes leer: Grindr elimina el filtro étnico de la aplicación de citas gay

El desamparo frente a una injusticia «tiene consecuencias fatales a largo plazo, que también ponen en peligro la cohesión social. La discriminación desgasta», advirtió Franke. De ahí que el informe anual de ADS aborde intensivamente el tema del racismo en Alemania.

El año del odio y la misantropía

Franke describe el 2019 como el año en el que «el odio y la misantropía relacionada con determinados grupos dejaron huellas profundas y dolorosas». Este período incluyó el asesinato perpetrado por la ultraderecha del político de la la Union Demócrata Cristiana (CDU) Walter Lübcke. Igualmente se registró el ataque terrorista en la Sinagoga de Halle.

Pero los termómetros del racismo en Alemania no sólo se remiten a los eventos de impacto notorio. Allí están esos incidentes cotidianos, no muy ruidosos pero que igual socavan la dignidad humana. Los afectados, que se mencionan anónimamente en el informe, describen lo que esto significa en términos concretos experimentaron discriminación en todas las áreas de la vida cotidiana.

Manifestaciones de racismo cotidiano

El primer incidente que ejemplifica el racismo en Alemania en contextos de la vida diaria tuvo lugar en un ambiente escolar.»Un niño insultó a mi hermano en la escuela porque tiene una piel oscura. Luego lo golpeó. La maestra vio todo pero no hizo nada».

El siguiente, relata una instancia discriminatoria laboral. «Dos colegas de otro departamento se me acercaron riéndose y me preguntaron si trabajaba en la empresa para preparar café. Soy una ingeniera civil de Siria y trabajo como ingeniera estructural. Cuando les dije eso, se rieron aún más fuerte y me preguntaron si trabajo de acuerdo con estándares alemanes o sirios.»

Punta del iceberg

El informe anual certifica que muchos de los afectados tienen la sensación de que la situación general no ha mejorado durante años. «Las experiencias de exclusión de las personas con antecedentes migratorios, en última instancia, no se toman en serio”. Las manifestaciones de racismo en Alemania representan la punta del iceberg de un resentimiento profundo, cotidiano y persistente.

Puedes leer: El experimento escolar de la clase dividida que evidencia el racismo

Es una actitud que se expresa «con el anuncio de un alquiler, en el que ‘no se quieren extranjeros’. En la discoteca, en la que ‘personas como tú’ supuestamente siempre están causando problemas. Con superiores que aseguran que la broma racista de su colega «seguro que no la hizo con esa intención”.