Trama rusa - Cantineoqueteveonews

La misma trama rusa que interfirió en las elecciones presidenciales estadounidenses en 2016 regresó y esta vez reclutaba a periodistas para lograr su cometido.

Tras una investigación adelantada por el FBI y Facebook desarticularon una red de cuentas falsas y una web pantalla. El complot según The Washington Post pretendía presentar a la plataforma digital como una agencia internacional de noticias.

Los responsables del plan de desinformación contaban con el aval del Kremlin para repetir los esfuerzos realizados cuatro años atrás. Influir en los comicios de noviembre en desmedro de la candidatura demócrata era la columna vertebral de la trama rusa.

Puedes leer: IOTA se halla en el radar de expectativas del Deutsche Bank

El gigante de las redes sociales detectó que las cuentas dirigían a los usuarios a un portal de noticias falso de izquierda llamado Peace Data. De acuerdo con la investigación, los agentes rusos reclutaban a periodistas estadounidenses.

Luego los instaban a escribir informaciones periodísticas críticas con el candidato demócrata Joe Biden y su compañera de fórmula, la senadora Kamala D. Harris.

De esa manera pretendían socavar el apoyo de los votantes liberales hacia Biden. La investigación se inició tras una pista que el FBI suministró a Facebook en la que se alertaba acerca de operaciones extrajeras de desinformación.

La trama rusa en acción

«Han mejorado en ocultar quiénes son. Pero su impacto se ha vuelto cada vez más pequeño», dijo Nathaniel Gleicher, jefe de política de seguridad de Facebook, sobre las operaciones extranjeras.

Según The Washington Post la trama rusa creó personajes ficticios en Facebook que redirigían a los usuarios a Peace Data. El falso portal noticioso se anunciaba a sí mismo como una «organización mundial de noticias»  y que su objetivo era «arrojar luz sobre los problemas mundiales».

Además se vendía como una plataforma que sensibilizaba sobre la corrupción.También abordaba temas como la crisis ambiental, abuso de poder, conflictos armados y derechos humanos.

Parte del contenido falso se centró en la justicia racial. También en los disturbios en los Estados Unidos desde el asesinato de George Floyd. «El contenido en inglés sobre Biden y Harris fue notable por su tono hostil», según el informe Graphika, una firma de análisis de redes con sede en Nueva York.

Algunas publicaciones también criticaron a Trump. “La operación parecía diseñada para dividir a los partidarios demócratas. Y deprimir el apoyo a Biden y Harris”, dijo Camille François, directora de innovación de Graphika.

En 2016, agentes rusos de la Agencia de Investigación de Internet lanzaron campañas de desinformación en Facebook, Twitter y YouTube. De esa manera la trama rusa obtuvo grandes audiencias para reforzar la campaña de Trump a la presidencia.

Empresas tecnológicas en alerta

Los expertos sostienen que las empresas de tecnología se han vuelto más hábiles para adelantarse a la interferencia extranjera. Sin embargo, las redes sociales todavía están plagadas de desinformación. Con frecuencia inventan falsas historias que se vuelven virales.

Puedes leer: Los microrobots del grosor de un cabello que caminan en cuatro patas

Uno de los periodistas que escribió columnas para Peace Data, habló bajo condición de anonimato para proteger su carrera. Dijo que un editor se acercó a él a través de un mensaje directo en Twitter en julio y le ofreció 200 dólares por nota.

El comunicador admitió que aprovechó la oportunidad en parte porque había perdido su trabajo por la pandemia. Escribió sobre la teoría de la conspiración QAnon, el coronavirus y el papel del militarismo estadounidense en el cambio climático. Indicó que el sitio web parecía desorganizado, pero no tenía idea de que se trataba de una trama rusa.