La Candelaria de Caracas es ese rincón de España que está en la capital; sus calles angostas y su arquitectura la hacen parecida a la madre patria.

Colorida, con sabor y fe está en pleno centro de la capital venezolana, sus raíces españolas han pasado de generación en generación. La misma conserva ese majestuosidad de Madrid, con un clima fresco aun es atractiva para muchos.

Cada mediodía se abre al paladar de sus visitantes, viene mucha gente pese a los precios que hay en la actualidad. Sus copas listas, gran atención y los platos tal cual como si estuvieras en alguna calle de Madrid.

Angostas calles y grandes recuerdos

Las angostas calles de La Candelaria hacen que se parezca a Madrid, a sitios del viejo continente. Allí están enmarcados recuerdos de generaciones, de familias, de amores y de amigos.

De hecho La Candelaria se robó el corazón de muchos turistas, en los años setenta y ochenta era concurrida; aun lo es aun se ven turistas en sus calles, y cada mediodía disfrutas un gran plato.

Candela en el fútbol cada tarde

Opiniones, gritos y celebración por un lado, por otro hay aplausos y seguir disfrutando de la buena comida; las tardes de fútbol son únicas en ese sitio de Caracas. Allí se ligan Real Madrid, Barcelona y esos amantes de fútbol que narran su historia.

Lee también: El hombre que inspiró a los arquitectos venezolanos

Es como ir al Mundial de 1982 y regresar a Caracas, ver que el tiempo aunque pase La Candelaria sigue viva. Sigue con sonido de caja y guitarra y ese «tablao» que a todos les gusta.

Cuando hay clásico en España hay alegría en La Candelaria, allí se enmarca esa España de antes. Esa misma que sigue por siglos con su sabor, buena comida y buen vino.