No se vio presión por ninguna parte, más bien se vio a aquella Brasil como una engranada maquinaria que buscó el triunfo. Todo Brasil colaboró en un triunfo que mostró mucho de su poder.

La ofensiva brasilera está intacta, esa misma que hace unas décadas arrollaba a su rival y lo mejor sin protagonismos. Tite hizo su trabajo como lo era calmar precisamente esas ganas de ser protagonista.

No hizo falta Neymar, Brasil se vio manejado en el mediocampo por la velocidad y apelaron a buscar la falta. Bolivia tuvo un buen inicio pero cayeron en el juego de Brasil que desde los primeros minutos atacó.

Brasil como en sus mejores tiempos

Se vio aquel juego en grupo, aquel juego colectivo que desde hace tiempo no se veía en la «canarinha». Coutinho hizo lo propio como lo era marcar los goles para que Brasil se anotara la victoria. Dos dianas del delantero y unos pases que helaron a los bolivianos lo colocaron como el mejor del juego.

Lee también:¡Contundente! Brasil goleó en el inicio de la Copa América

La defensa de Bolivia no supo aguantar los embates brasileros que atacaron por todos los frentes. De hecho se vio como Everton hizo gala de su rapidez para anotar de la manera que lo hizo.

Con varias marcaciones el delantero aprovechó el desganche para quedar con la portería al frente. De esa manera mandó la pelota al fondo de la red, Bolivia quedó fría y la defensa quedó desdibujada.

Ahora a pensar en Venezuela

Brasil ahora debe pensar como seguir su racha y estará en los próximos días ante Venezuela. Rafal Dudamel y sus muchachos deben ver como pueden frenar lo raudo del cuadro amazónico.

De igual modo saber defender ya que los brasileros están apelando a la experiencia para poder anotar los goles.