la nanotecnología - Cantineoqueteveonews

Reflexionar en torno a la nanotecnología forma parte de la asimilación de esta nueva tecnología. Pere Ruiz Trujillo se ha embarcado en la tarea de explorarla no sólo desde el punto de vista de su operatividad práctica. Esto resulta demasiado limitante para el filósofo. De allí, su exploración ética del impacto de una tecnología que según sus palabras, “veremos hasta en la sopa”.

Pere Ruiz Trujillo (Barcelona, 1970) es ingeniero químico, licenciado en filosofía y doctor en ingeniería y química. Actualmente centra su actividad de investigación en el impacto ético y social de las nuevas tecnologías. Una entrevista para Filosofía&co desvela los fundamentos de su indagación.

La nanotecnología es transversal

Para Trujillo la nanotecnología es tan transversal y tan aplicable a tantos campos que la encontraremos hasta en la sopa. Por destacar solo unos pocos ejemplos de posibles aplicaciones se habla de los computadores cuánticos. Su principio de funcionamiento podrá resolver problemas que los ordenadores convencionales no pueden abordar.

Puedes leer: IOTA Stronghold es un baluarte que hará inexpugnable la seguridad

Los lab-on-a-chip, que, implantados en el cuerpo, serán capaces de medir, analizar y controlar diferentes parámetros biológicos de manera continua. Tejidos inteligentes, con los que se fabricarán prendas que nos refresquen cuando tenemos calor y nos calienten cuando tenemos frío.

La nanotecnología permite la producción de biomateriales para el campo de la medicina regenerativa. Recubrimientos ultralisos capaces de reducir el rozamiento de las superficies con el aire, con la consiguiente reducción de consumo energético. Nanomateriales extraordinariamente transparentes y autolimpiables para fabricar ventanas, gafas o lentes de contacto en los que, además, se podrá visualizar información.

Más aplicaciones de la nanotecnología incluirían filtros contra la contaminación y potabilizadoras de agua portátiles. Células fotovoltaicas mucho más eficientes que las actuales. Baterías con mucha más capacidad y mucho más ligeras e infinidad de aplicaciones médicas.

Mejoramiento humano

Por otra parte, la nanotecnología, biotecnología, tecnologías de la información y ciencias cognitivas forman una combinación que invoca el “mejoramiento humano”. Se trata de algo que puede afectar de manera radical a la humanidad, incluidas las generaciones futuras, y de forma irreversible.

El filósofo Trujillo sostiene que es necesaria la prudencia a la hora de adoptar posturas extremas. Entre el desmesurado optimismo tecnófilo y el “no a todo” del conservadurismo tecnófobo hay mucho espacio. Es ahí donde, en mi opinión, debe situarse la ética.

Y como en el ejercicio filosófico no existe la obviedad, Trujillo se pregunta, de qué estamos hablando cuando hablamos de nanotecnología. ¿Qué tiene que tener un producto para que pueda ser considerado «nanotecnológico»?

Las definiciones más comúnmente utilizadas definen la nanotecnología casi exclusivamente en función de determinados márgenes de tamaño. Por ejemplo, objetos de cien nanómetros. Una definición de este estilo puede ser útil a la hora de legislar.

Sin embargo, contra lo que podría parecer, nos dice poco sobre en qué consiste realmente eso de «ser nanotecnológico». No tenemos ninguna evidencia de que exista un límite inferior fijo de tamaño a partir del cual aparezcan nuevas propiedades.

La propuesta del ingeniero apunta a que una definición mas allá de la convención. La reflexión ética debe estar fundamentada en algo con una existencia más real que una simple convención. Y cualquier rango concreto de tamaños que ofrezcamos para definir la nanotecnología será una convención.

Los nanomateriales más utilizados actualmente, aunque no los únicos, son los óxidos de titanio, de silicio o de zinc. También las nanopartículas de plata y los nanomateriales de carbono, como los nanotubos o el grafeno.

Sólo el principio

Lo que se pretende aprovechar son, entre otras cosas, las propiedades antimicrobianas y sus especiales características como recubrimientos protectores de superficies. O en el mundo de la cosmética y la salud, como es el caso, por ejemplo, de algunos protectores solares.

Puedes leer: El controversial simbolismo de la supremacista bandera Confederada

De todas maneras, la mayoría de productos de consumo que ya existen en el mercado pertenecen a sectores muy diversos. Cuidado personal, textil, cosmética, hogar, automoción, transporte, material deportivo, jardinería, electrónica o, incluso, alimentación.

Es decir que ya podríamos empezar a encontrarnos la nanotecnología inundando casi la totalidad de nuestros espacios de vida. Aunque esto solo es el principio.