- CamtoneoqueteveoNews

Apple y Google los dos gigantes y rivales tecnológicos se unieron para tratar de rastrear la pandemia y neutralizarla.

Los gobiernos del mundo trabajan de manera mancomunada en busca de soluciones. Ese espíritu de colaboración también alcanzó a ambas empresas que trabajan en una plataforma de rastreo de contactos de personas con coronavirus.

El sistema podría alertar a las personas si han estado expuestas al COVID-19. Lo increíble consiste en que cuando dos personas se encuentran cerca, los teléfonos podrán intercambiar una clave de identificación anónima.

Puedes leer:El proyecto de ley Blockchain en EE.UU. lucha contra el coronavirus

Tal tecnología funcionará tanto en celulares Android como iOS. Si en algún momento se diagnostica a una persona con COVID-19 y esa persona decide compartir esa información a través de una aplicación de gobierno oficial, entonces el sistema notificará a los otros usuarios que tuvieron contacto cercano. De esa forma sabrán que estuvieron expuestos a una potencial situación de contagio.

Sin embargo, el anuncio hecho por Apple y Google generó controversias respecto a la privacidad. La autoridad de salud pública definirá la forma en que la aplicación determina si alguien estuvo expuesto al virus. Además se identifica el tiempo y la distancia a la cual las personas estuvieron.

Aliado contra el coronavirus

Luego corresponderá a las autoridades de salud establecer cuál es el umbral mínimo de tiempo y espacio. Con esos parámetros se podrá notificar al usuario que estuvo expuesto al virus. Lo singular de la plataforma de Apple y Google consiste en que compara la intensidad de la señal bluetooth entre los dos celulares que estuvieron en contacto.

Cuanto más cerca estén los dispositivos, mayor será la intensidad de la señal registrada. En consecuencia las posibilidades de contagio serán mayores o menores.

En principio  cada usuario de la aplicación tendrá que hacer una elección explícita para activarla en su móvil. También puede ser desactivada la opción en cualquier momento. La app no recopila datos de ubicación del dispositivo ni de la identidad de los usuarios.

Cada usuario controla los datos que desea compartir, y la decisión de compartirlos. Según el anuncio hecho por Apple y Google los códigos de bluetooth se generan de manera aleatoria cada 10 o 20 minutos. Con ello se evita que haya un rastreo identificable y permanente.

Apple y Google unidos

Las personas que son diagnosticadas con Covid-19 no son identificadas por Apple, Google, ni otros usuarios. Sólo le llega una notificación, sin datos confidenciales a quienes hayan estado cerca de esa persona.

El sistema sólo estará integrado en las aplicaciones oficiales de las autoridades de salud pública. El único objetivo consiste en ser una herramienta de gestión de la pandemia. Además Google y Apple pueden deshabilitar el sistema de notificación de exposición a nivel regional cuando ya no sea necesario utilizarlo.

Puedes leer: Sensor para detectar la COVID-19 en el aire interesa a la IOTA

Desde el inicio  Apple y Google insistieron en que el objetivo del proyecto es “ayudar a las autoridades de salud pública en sus esfuerzos para combatir COVID-19”. Ambas compañías  dicen estar en contacto con gobiernos de diferentes partes del mundo a quienes les presentaron esta tecnología.