Robert de Niro - cantineoqueteveonews

Luego de 30 años juntos, Robert de Niro y Grace Hightower se divorcian; las parejas de actores se conocieron en Londres en 1987 y se casaron una década después; tenían dos hijas en común y vivían en Nueva York.

La misma ciudad que, el pasado jueves, vio el primer enfrentamiento legal de la pareja; en una batalla que se prevé ardua y larga.

Así como lo informan varios medios locales de la ciudad; Hightower y sus abogados acudieron a la corte neoyorquina dispuestos a dar un vuelco al guión de la historia; como parece, la actriz y cantante está dispuesta a pedir mucho más de lo inicialmente estipulado en su contrato prematrimonial; lo que ha hecho que la pareja ya expareja cope titulares; Hightower le exige ahora al que ha sido su marido durante más de 21 años nada menos que la mitad de su fortuna.

Y dicha fortuna está estipulada en «unos 500 millones de dólares» (443 millones de euros); según Page Six, uno de los medios de información de famosos más importantes de la ciudad.

La cuestión es que nada de ello estaba fijado legalmente: la pareja se casó en 1997 y se separó en 1999; y antes de volver a unirse establecieron un contrato; en 2004, con los términos de un posible segundo divorcio, el que ha llegado ahora.

Según este medio estadounidense, ese contrato establecía que Hightower se quedaría con un apartamento en la ciudad valorado en seis millones de dólares; con medio millón de dólares (443.000 euros) en efectivo y que recibiría una pensión anual de un millón (885.000 euros).

El ganador del Oscar de 75 años tiene una fortuna

Sin embargo, Hightower asegura que el ganador del Oscar de 75 años tiene una fortuna estimada en más de USD 500 millones gracias a las ganancias de sus películas; a su participación en la cadena de restaurantes de sushi Nobu; a sus hoteles y a su productora en Tribeca.

Los abogados de Robert de Niro aseguran que ahora Hightower trata de aprovecharse de las ganancias de De Niro; «Se está dedicando a buscar básicamente cada pequeño recibo de las comidas, los gastos.

También los cargos de tarjetas de crédito y los pagos a cada empleado de Nobu», indicó Caroline Krauss-Browne; defensora del protagonista de Toro Salvaje.

Todo hace creer que el divorcio se alargará y no será nada amistoso; los medios loclaes prevén que sea una de las grandes historias de Hollywood en los próximos meses.

Incluso podría convertirse en uno de los más caros de la historia de la industria del entretenimiento.

Beyoncé empujó a una mujer por hablar con su esposo en un juego de la NBA