Batalla electoral - Cantineoqueteveonews

La batalla electoral en EE.UU. se suponía que estaría marcada por los problemas más acuciantes del país, pero llegó la pandemia y lo cambió todo.

El virus provocó la muerte de más de 100.000 estadounidenses e infectó a más de dos millones de personas. Ahora la pandemia protagoniza los debates.  A pocos meses de las elecciones ningún candidato puede hacer campaña como antes.

Expertos en temas comiciales aseguran que a Donald Trump lo atacarán sobre su gestión para enfrentar al coronavirus. Se trata de una atípica campaña por cuento el tema no estaba en los planes de Trum ni se su contendor Joe Biden.

“Realmente no sabemos cómo se desarrollará esto”, dijo a la AFP Christopher Arterton, profesor de ciencia política de la Universidad George Washington. La mejor carta del mandatario estadounidense era el buen desempeño de la economía y un desempleo históricamente bajo. Su acento estaba centrado en ser un excelente empresario, pero el virus le volteó el juego.

Puedes leer: Crew Dragon: El Cohete comercial que hará del turismo espacial

Por su parte, Biden, se afincaría en acabar con la polarización y el estilo altisonante del magnate republicano. Apelaría a su impronta como vicepresidente de Barack Obama. Antes que llegara la pandemia, todos pensaban que Trump de 73 años le daría un repaso a Biden de 77.

Desoladora pandemia

Ningún empresario exitoso podría enfrentarse a una desoladora pandemia y por eso Trump no quiere que se la recuerden. Tal vez por ello dejó de utilizar tapabocas y se empeña en acabar con el distanciamiento social.

El beso que Biden le estampó en la boca a su nieta pasó desapercibido en la batalla electoral frente al tema del coronavirus. A Trump perseguido por su fama de mujeriego tampoco le importó. Es posible que temiera que le sacaran sus trapos sucios, señalaron otros expertos en materia electoral.

Biden, en cambio lleva consigo su tapabocas y se empeña en realizar una especie de campaña virtual. Las concentraciones multitudinarias son riesgosas y mal vistas por los sanitaristas.

El último presidente en ejercicio que desalojaron de la Casa Blanca fue George Bush, en 1992. Pero  aquellos que gobiernan en período de fuerte crecimiento económico parecen son imbatibles.

“Esta elección será principalmente un referéndum sobre el presidente Trump», comentó  Allan Lichtman, historiador de la American University. Esta evz la pandemia está presente en la batalla electoral de EE.UU, más que los ataques del 11 de septiembre de 2001.

A Trump cuando le preguntan sobre su desempeño suele responder que lo pasó con una calificación de 10 puntos. Sin embargo, los expertos no están de acuerdo. Aseguran que la administración de los recursos federales durante la pandemia es su talón de Aquiles.

En una reciente encuesta de CBS, el 57% de los estadounidenses sostiene que el mandatario ha hecho un “mal trabajo”, contra el 47%. Pero Biden no puede aprovechar el escenario del coronavirus porque suele pasar el tiempo encerrado en su vivienda. Se limita a las plataformas de Internet para confrontar a Trump quien a su vez renunció a los actos masivos.

Puedes leer: Machine to Machine: Un idilio que IOTA ve nacer en la pandemia

Durante la singular campaña casi a diario Biden critica al presidente en Twitter. La mayoría de las encuestas señalan que él está por delante de su oponente y lo tiene contra las cuerdas. Pero Trump es un zorro viejo que puede ganar aire y sacar un gancho fulminante.