Por su nombre puede sonar a que no es venezolano, pero su sazón te dirá que si lo es, es Kim Sang Chang; que viene a ponerle sabor al Masterchef Latino de Telemundo.

El larense quería desde hace tiempo estar en el reality que va a romper la sintonía en el continente. Desde allí que es ahora el venezolano más joven en clasificar al concurso. Con su carisma y su sonrisa y todo su empreño Kim está dispuesto a vencer.

Llegar no fue fácil pero sabe todo lo que le viene y todo lo que puede ganar solo con estar participando.

Mezcla a lo venezolano

Kim es hijo de padre chino y madre venezolana de allí su nombre y el amor a la cocina le viene de sus ancestros. Es por ello que buscará impresionar a todos en el reality y poder estar entre los mejores.

Lea También: ¡El más pedido! Chocolate venezolano se roba el show fuera del país

«Yo tengo un slogan, le digo cocina heredada, a mi forma de cocinar. La herede de mi papá, bajos sus técnicas de cocina asiática, y la otra parte es la propia de mi país. Mi cocina es una mezcla de dos razas en una sola persona», dice Chang,

Participó como el que no quiere la cosa

Cada vez que veía que el listado era más largo pensó que no iba a quedar pero todo cambió. Entre las mil personas que estaban quedó luego de estar en la audición y luego de colocarle sazón a su empeño.

«Clasifiqué con un tartar de salmón y atún tropical para elevar lo que es mi cultura, le di un toque muy asiático, y un toque latino, usando aguacate y mango. Nos dieron 45 minutos para su ejecución. Fue escogido por nosotros y debía ser un plato con el que nos sintieramos seguros y que pudiera sorprender al jurado, además de contar una historia con él».