CantineoqueteveoNews -

«Vientres en Alquiler»; el libro de la abogada Núria González que ha sido llevado a la fiscalía por descubrir  unos hechos que podrían ser constitutivos de irregularidades.

Ademas; este libro se entrega al Ministerio Público por la asociación de familias por la gestación subrogada “son nuestros hijos”.

De esta manera, esta asociación la cual es dirigida por Marcos Jornet; entendió que este libro de Núria describe unas prácticas irregulares en los procesos de asesoramiento.

y  el cual gestiona a seis agencias que se dedican a la gestación subrogada.

Denuncia Previa

No obstante, la abogada Núria González deberá declarar ante la fiscalía de Barcelona; por un supuesto encubrimiento de un hecho delictivo, aunque ya Núria había presentado una denuncia previa la cual la interpuso en octubre del año pasado.

Contra de las seis agencias que describe en su libro «Vientres en Alquiler» el cual fue editado este año.

Por ello; incluyo en su denuncia a los cónsules de España residentes en todos los países los cuales han permitido la inscripción de menores nacidos por gestación subrogada.

Por otra parte; en España no está permitido este tipo de reproducción las familias que deseen tener hijos mediante la gestación subrogada deben viajar al extranjero, lo único que se regula en el pais es la inscripción en el registro civil de niños frutos de esta práctica en otros países.

Cantineoqueteveo News - Vientres en Alquiler

Además; según lo que Núria denuncia es que estas agencias vulneran totalmente la dignidad de la persona.

Esto; mediante una filiación contraria al orden público  de España y a la ley vigente , especifico que estas agencias falsifican los documentos.

Ya que debido a la inscripción de los menores no especifican por ninguna parte; el nombre de la mujer que gestó a la criatura.

Se conoció también; que Núria tuvo acceso al hacerse pasar por una cliente falsa en una de las agencias, y encontró toda una serie de procesos de falsificación y gestión irregular de documentos.

Lea También:El carril de bici de Lleida, no gustó mucho a los que pedalean