Jóvenes de América-Cantineoqueteveonews

Buscando una nueva y mejor experiencia laboral a nivel internacional y sin tener que permanecer mucho tiempo fuera del mercado; el ingeniero químico Jorge Azcárraga comenzó a barajar la opción de estudiar un MBA en Estados Unidos o Europa; También, descartó la primera opción y se inclinó por el MBA de tiempo completo que ofrecía la alemana Mannheim Business School.

¿Por qué los jóvenes profesionales de América Latina dejarían todo para estudiar en Europa durante un año?.

Descartemos la distancia con su familia de origen; un desapego y distancia  que al parecer no es un problema para los profesionales que, pudiendo optar por las b-schools estadounidenses o las latinoamericanas; han privilegiado poder empaparse de la multiculturalidad que les proveen las escuelas europeas.

“La diversidad fue de hecho uno de los factores principales que me atrajeron de la escuela de Mannheim; no solo el foco internacional de los maestros, sino que también el de los compañeros”, explica Azcárraga.

Un criterio muy similar al usado por el ingeniero chileno Matías Pizarro y la brasileña Mariana Kaplan, que eligieron el MBA de IESE, en Barcelona.

A Pizarro le atrajo la enseñanza bajo la metodología de casos, pero también fue decisivo que “el MBA es bien multicultural. Si se va a Estados Unidos o a otras universidades; el 60 o 70% son alumnos estadounidenses; en cambio, acá hay muchas nacionalidades y están muy bien representadas, lo que enriquece al programa”, justifica.

Sensatos del atractivo de contar con un alumnado diverso culturalmente, las escuelas de negocios buscan que este factor se convierta en un valor agregado en su oferta educativa.

A través de becas para mujeres y a alumnos destacados de países en vías de desarrollo, se intenta alcanzar esta meta de diversidad.

Vida en campus europeo

En IESE, donde el 24% del alumnado del MBA es latinoamericano, tienen un amplio abanico de becas. Una de estas contempla la ayuda a candidatos con gran potencial que viven y trabajan en un país emergente. Además, existe la beca Forté, “dirigida a mujeres que ejercen el liderazgo ejemplar, tanto a nivel académico como creativo; de equipo y en la comunidad”, cuenta Pascal Michels, director de Admisión del MBA.

Otro campus que recalca por emplazarse en un destino atractivo es el de EDHEC; ubicado en Niza; en el famoso Paseo de los Ingleses, “la escuela está conectada por línea directa con el centro de la ciudad, el casco antiguo, el puerto y el aeropuerto.

Además, la cultura y el idioma francés son reconocidos en todo el mundo; y estudiar aquí les brinda a los estudiantes latinoamericanos la oportunidad de aprender un nuevo idioma; la región se ha convertido en centro de la tecnología francesa; debido al parque científico y tecnológico Sophia Antipolis”, afirman.

Lea Tambien:¡Espectacular! Morrocoy sigue esperando por turistas internacionales

Sin embargo, todos estos atractivos y posibilidades de avanzar profesionalmente alos jóvenes de américa, irse a estudiar a Europa sigue siendo una posibilidad para pocos; tanto por el financiamiento que se requiere, como por el tener que dejar todo para viajar a otro continente.

Por ahora, las escuelas otorgan algunas becas, pero bien se sabe que muchos estudiantes se financian solos esta oportunidad; los que puedan, terminarán ganando el triple de lo que recibirían en sus países de origen.