Para el no hay barreras tiene en la mente el triunfo; así es la vida de John Pardo un venezolano que triunfa en Masterchef. Su sonrisa es la carta de presentación aparte de que suela en ser famoso en este programa.

El venezolano tiene en mente triunfar como se lo ha propuesto, es un luchador de primera; aparte que espera dejar a Venezuela en alto. Nació en Caracas desde donde los olores, los sabores y el mundo de la cocina lo conquistaron.

Fue así como desde los cinco años empezó ese sueño de ser cocinero, y luego chef especializado. Ahora John Pardo lucha por mantenerse en Masterchef.

No fue un sueño truncado

Cuando tenia 21 años en un asalto en Caracas, John Pardo recibió dos disparos uno de ellos impactó en su columna. Quedó en silla de ruedas pero con una fe inmensa en que esto no sería algo que truncara su sueño.

Se mudó a Estados Unidos, allá estaba su pilar principal como lo era su mamá. Es Norteamérica se enfocó de lleno en la cocina. A pesar de estar en silla de ruedas eso no fue impedimento para lograr la meta.

Un amigo le dijo que era su oportunidad y Masterchef latino abrió el abanico de posibilidades. Fue así que se empeñó en entrar.

John Pardo afirma que todo se dio para que él llegara al programa; “Todo se juntó: mis ganas de cocinar, mi pasión por la comida y mis ganas de motivar a los demás”, dijo al portal Medium.

Lee también:Visita el encanto y la poesía en el barrio de las Letras en Madrid

“Estar en Masterchef es una sensación totalmente distinta y ajena a lo que muchos llegan a experimentar. Estudias, comes, y sigues practicando técnicas de cocina”; expresó,

El programa le dio la oportunidad de que expresara su amor a la cocina y buscara ahora el primer lugar. Allí tiene ahora ese sueño de seguir adelante. “Estar en Masterchef es un sueño, estar compitiendo en la cocina y tener todos los juguetes, los ingredientes para cocinar, definitivamente es un sueño”.

Venezuela tesoro invaluable

Para los sueños de John Pardo, hablar de Venezuela es hablar de un tesoro invaluable; de una tierra de mucho valor.

“Yo no me rindo, por eso le digo a los venezolanos que siguen allá que no se rindan. La lucha por vivir siempre es mejor, luchar por lo que uno quiere siempre es posible”.