El entrenamiento del Barcelona parece el firmamento, hay estrellas y más estrellas, pero también está Ernesto Valverde. El director técnico del equipo se le nota ansioso y aunque no lo manifieste quiere que empiece la temporada.

Ernesto Valverde quiere ganarlo todo con el Barcelona, la Liga Santander, La Liga de Campeones; también todo torneo donde participe. Lo elemental son las victoris que pueda tener y que el Barcelona esté de primero en España.

Hasta ahora no hay preocupación, en el elenco que dirige; por lo contrario hay probabilidades que lleguen más estrellas. Valverde tiene un elenco de ensueño que todo entrenador quisiera tener.

El entrenador de las estrellas

Tiene palabra y voz de mando, tiene también a figuras como Lionel Messi, Gerard Piqué: también a Antoine Griesmann y Luis Suárez. Tiene todo para ser campeó y soñar con el cetro otra vez.

Pero Valverde sueña con más sueña que todos sus jugadores administren energías y se meta en cancha. Busquen victorias, hagan pases extraordinarios y todos tengan salud en esta campaña.

Lee también:Yulimar Rojas no deja para nadie en Italia al sumar dorada

El entrenador busca que en los entrenamientos los jugadores se preparen como para ir a una batalla. Como para ir a una guerra deportiva donde lo que se gana es más importante que tres puntos.

Quiere rendimiento

El problema que tiene Ernesto Valverde no todos los técnicos lo tienen, tiene a todos los jugadores de excelencia. A los que quiere ver rendir y entregarse por una victoria.

Para él esta será una de las temporadas más fuertes que hay ya que todos los equipos están armados. Cada uno posee un talento impresionante y busca que cada uno tenga el mejor desempeño.

Según sus palabras no hay rivales pequeños, por el contrario de cada juego tienes que aprender y aprender. Tiene mucha confianza y la confianza es lo que le da la voluntad de querer que todo empiece de una vez.

En agosto la Liga Santander sube el telón y cada jugador tiene que cumplir su rol, solo les pide entrega. Ernesto Valverde pide rendimiento que es igual a pedir la victoria en la cancha