Cantineoqueteveonews - El cineasta Francés Rémi Bezançon adapta la novela del exitoso David Foenkinos; sus libros han sido.......

El cineasta Francés Rémi Bezançon adapta en el cine la novela del exitoso David Foenkinos; sus libros han sido adaptados al cine en varias ocasiones.

Esto cautivo al cineasta francés, porque le recordó de alguna manera el caso del escritor Romain Gary.

Esto durante seis años gracias a la complicidad de su sobrino.

“Las historias con enredo literario siempre me han fascinado mucho y tras leer el libro de Foenkinos vi la ocasión perfecta para trasladarla a la gran pantalla”

La película narra de cómo una joven editora encuentra en una biblioteca de libros que nunca fueron publicados; el que será el próximo éxito literario una novela de amor que cuenta en paralelo el fin de una relación.

Así como también la agonía del escritor ruso Pushkin, escrita presuntamente por Henry Pick; un cocinero ya fallecido, según su viuda, nunca le vio leer un libro.

Esta película sobrevuela el misterio de quién ha escrito la novela. “Lo he construido como un thriller, un poco al estilo Agatha Christie, pero en este caso no estamos averiguando quién ha matado a quién sino quién ha escrito un libro”.

Lea También: Calles de Madrid llenas de arte e historia para el turista

Y todo ello envuelto en grandes dosis de humor combinados con los ingredientes propios del género policíaco. La parte graciosa se encuentra en que el crítico no es un detective y está como pez fuera del agua.

De esta manera Bezançon pensó en Luchini;  para el papel del crítico desde que leyó el manuscrito. “Es el actor más literario que tenemos en Francia y enseguida aceptó”.

El personaje de Luchini confiesa que todos nos sentimos identificados en los libros.

“Cuando leemos un buen libro tenemos la sensación de que lo han escrito para nosotros. El libro sigue siendo algo bastante mágico; porque en el cine todo el mundo ve lo mismo pero con un libro cada uno experimenta algo diferente”, recalcó.

 

5 películas donde estuvo presente la emblemática catedral de Notre Dame