A través de todas las ciudades del continente europeo; desde París a Berlín y Madrid, lo habitantes se protegen de la ola de calor que agobia a Europa.

Varios medios ya han calificado a la ola de calor como; «infernal». No es para menos, puesto a que ya ha cobrado sus propias victimas.

De este modo, España, hasta ahora se cuentan dos muertes confirmadas debido a las fuertes temperaturas.

El viernes, informa la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía en España; en un hospital de Cordoba falleció un joven que padeció un colapso mientras trabajaba en el campo.

Ademas, segun informaron fuentes policiales a EFE; en una calle céntrica en Valladolid, un hombre de 93 años, algunas horas antes; también fallece a causa de un «golpe de calor».

Por otro lado, una carretera comenzó a derretirse en Alemania; conllevando a las autoridades locales a prevenir accidentes, reduciendo los limites de velocidad.

Así mismo, en Coschen, Alemania, cerca de la frontera con Polonia; la temperatura alcanzó 38,6 grados, el miércoles.

Mientras tanto, las escuelas se mantienen cerradas en Francia; en donde se registran 44,3 grados centígrados en Carpentras, localidad que se encuentra bajo alerta roja.

También se ha registrado tres fallecimientos en las playas francesas. A pesar de que aun no se confirma que los fallecimientos tengan relación directa con las altas temperaturas; existen posibilidades de que se haya debido al «choque térmico»; especialmente para las personas mayores.

En Francia también las autoridades crearon «refugios frescos»; e instalaron cientos de fuentes adicionales de agua en París. De este modo, buscando evitar repetir los sucesos tras la ola de calor en el año 2003; la cual dejo mas de 15.000 muertes en el país.

Según los expertos, en esta ocasión, la ola de calor que atraviesa Europa; es particularmente peligrosa, pues al haber comenzado en junio; deja menos tiempo para que las personas se adapten fisiologicamente a las condiciones del verano extremo .