Maduro huele a Noriega - Cantineoqueteveonews

A veces la historia se empeña en repetirse y sobre todo en política, sostienen algunos analistas estadounidenses que insisten en que Maduro huele a Noriega.

Tras la formulación de cargos de la fiscalía norteamericana contra el gobernante venezolano Nicolás Maduro, asomó un déjà vu. La acción les parece como una copia exacta, con ligeros matices respecto al fallecido mandatario panameño Manuel Antonio Noriega.

Los observadores se preguntan con insistencia esta vez.  ¿La historia se repite? Maduro y Noriega, ambos mandatarios en funciones fueron acusados de narcotráfico. Ahora Donald Trump tiene entre ceja y ceja a Maduro.

El caso venezolano remite a 1989, cuando George Bush padre acusó a Noriega, de ser socio del cartel de Medellín. La administración de Trump sostiene que Maduro tiene nexos con las FARC.

Puedes leer: Mentiras sobre Inteligencia Artificial que crea Mercadeo

La historia caprichosa refiere que en 1989 Bush ordenó la captura del general Noriega por sus negocios con Escobar. En aquel entonces la aprehensión del mandatario panameño la ejecutaron marines estadounidenses que invadieron Panamá. Después de una mínima resistencia de las fuerzas leales, a Noriega lo esposaron.

Y en pocas horas estaba vestido con una braga anaranjada en suelo norteamericano. Había concluido la operación “Causa Justa”. Lo llevaron ante la justicia federal, que le impuso varias cadenas perpetuas por narcotráfico. El derrocado líder pasó  el resto de sus días en prisión y falleció bajo custodia en Panamá en 2017.

Maduro huele a Noriega

Los fantasmas de la política latinoamericana retornan y aluden que Maduro huele a Noriega.  Vuelven esta vez con otras extrañas coincidencias, pero con sutiles diferencias. Por el mandatario panameño ofrecían una recompensa de un millón de dólares. Por Maduro prometen 15 millones.

A Maduro y Noriega los señalan de permitir a los carteles de las drogas que usaran sus países para inundar de cocaína a Estados Unidos. Departamento de Justicia de los Estados Unidos volvió a hacer historia. Acusó  al líder venezolano Nicolás Maduro y algunos de sus aliados más cercanos de cooperar con la guerrilla colombiana.

Señalan a Maduro de  convertir a Venezuela en refugio seguro para el narcotráfico. De esa forma se convirtió en el segundo mandatario en funciones que le cuelgan el pesado rótulo del narcotráfico. Sin embargo, los analistas concuerdan en que llevar a Maduro ante la justicia es menos factible.

Aseguran que el líder venezolano conserva cierto apoyo popular y además cuenta con el respaldo de la cúpula del Ejército venezolano. Dicen que en Panamá se contabilizaron alrededor de 4.000 víctimas entre civiles y militares.

¿La historia se repite?

Sostienen que durante la invasión a Panamá la Fuerza Delta utilizó helicópteros artillados que operaban con miras analógicas. Ahora disponen de misiles inteligentes, drones y equipos de última generación.

Consultores internacionales insisten en que la jugosa recompensa de 15 millones de dólares, no es para nada deleznable. Estiman que tal vez algún testaferro facilite las cosas con el objetivo de quedarse con los bienes y con la recompensa.

Hoy en día cientos de documentos desclasificados del caso Noriega no precisan quién cobró el millón de dólares. Lo que sí no deja lugar a dudas fue el papel indiferente de las fuerzas leales al líder panameño frente a los marines. «La historia se repite dos veces: la primera como tragedia, la segunda como farsa», decía el célebre filósofo y comunista alemán, Carlos Marx.