Lula-da-Silva-Cantineoqueteveonews

El expresidente de Brasil Lula da Silva sera juzgado nuevamente por corrupción; la Justicia brasileña aceptó hoy una nueva denuncia contra el y dos de sus ex ministros; acusados de haber recibido sobornos del grupo Odebrecht.

Unos de los jueces a cargo Vallisney de Oliveira, de la décima Sala de la Justicia Federal de Brasilia, aceptó la denuncia que el Ministerio Público Federal (MPF) presentó contra Lula da Silva; Antonio Palocci y Paulo Bernardo, ministros de Hacienda y Planeamiento, en orden el gobierno de Lula; y el empresario Marcelo Odebrecht; ex presidente del grupo Odebrecht, informó XINHUA.

Según el MPF, Lula da Silva, Palocci y Bernardo habrían cobrado 64 millones de reales (unos 16,5 millones de dólares); del grupo Odebrecht en 2010 a cambio de aumentar a 1.000 millones de reales (unos 250 millones de dólares actuales); una línea de crédito concedida a Angola por el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil.

Luego de la autorización del crédito, la constructora Odebrecht; que había sido contratada por el gobierno de Angola; captó parte de los valores obtenidos del BNDES; La liberación del crédito fue firmada en la época por Bernardo.

Además, el MPF aseguró además que parte del dinero recibido ilegalmente por los tres políticos habría acabado en las arcas del Partido de los Trabajadores (PT); del que los tres eran afiliados.

Condenas

Siendo la décima vez que el expresidente se convierte en reo; muy pronto de que uno de los casos se cerrara; Lula da Silva se encuentra preso desde el 7 de abril de 2018 cumpliendo una pena de ocho años y 10 meses de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero; acusado de haber recibido un apartamento de la constructora OAS en el litoral de Sao Paulo; a cambio de favorecerla en contratos con el gobierno.

En meses pasados, Lula da Silva fue condenado en primera instancia a 12 años y 11 meses de prisión por corrupción pasiva; y lavado de dinero en otro caso; siendo acusado de favorecer a las constructoras OAS y Odebrecht; a cambio de que remodelaran una hacienda de un íntimo amigo suyo en Atibaia; Sao Paulo.

Finalmente, la defensa recurrió a la sentencia y todavía no hay fecha para el juicio en segunda instancia.

Venezuela sin complejos y con ganas se mide al inspirado Brasil