Las peleas de grillos - Cantineoqueteveonews

Desde que era un joven, Jian Shen ha alimentado su vida con la pasión por las peleas de grillos. Una vez que termina su trabajo oficial en un almacén, comienza su labor verdadera. Ya en casa, entra complacido a la habitación de su casa donde guarda su tesoro: 50 grillos de pelea. Jian, contempla con la mirada tierna de un padre protector los pequeños tarros que guardan sus insectos. Tiene que alimentarlos con su dieta balanceada de verduras, frutas, cereales y minúsculos trozos de carne. Revisa que su pequeño lecho se encuentre en buenas condiciones y que su cubo de agua esté bien provisto. También debe bañarlos y entrenarlos para el combate.

Luego le sigue la observación cuidadosa de sus comportamientos y estados. Con paciencia y esmero identifica a los mejores, sus colores, la intensidad de su canto y sus movimientos. Su experiencia le permite saber cuáles de sus campeones requieren la compañía de grillos hembras. Los ritos del amor ayudan a los ortópteros a relajarse antes de las arduas competencias.

Las peleas de grillos son en serio

Es esmero que Jian Shen le dedica a sus insectos luchadores no es una excentricidad. Anualmente, 25 ciudades importantes de China organizan campeonatos regionales de peleas de grillos y los ganadores avanzan al campeonato nacional en Beijing.

Aunque desde cierta perspectiva occidental, se podría considerar este “hobby” como una actividad infantil. Nada más lejos de ese juicio. En China las peleas de grillos son un asunto que se toma muy en serio. Son muchas las personas que invierten mucho tiempo y dinero en cuidar y entrenar a las criaturas.

Puedes leer: En las palabras compuestas del alemán cabe un mundo entero

Los precios de los grillos varían. Su costo promedio oscila entre 1.50 y 8 dólares. Sin embargo algunos ejemplares pueden vales hasta 1.635 dólares. Todo depende de las habilidades combativas de estos cantantes luchadores. El mercado ilegal de apuestas de las peleas de grillos puede registrar apuestas de hasta 163 mil dólares.

Mascotas ancestrales

La tradición de guardar grillos como mascotas es como todo lo auténticamente chino, ancestral. La convivencia privilegiada de estos insectos en China se remonta según los entendidos a más de 3.200 años. Su sugestivo y poético canto ha sido considerado como un regalo musical de la naturaleza.

Pero no solo sus habilidades para despertar tenues sentimiento lunares han sido tomadas en cuenta en el país asiático. Los cultores de las peleas de grillos sostienen que estos torneos tienen más de 1.000 años de antigüedad.

Peleas de un solo round

Los torneos se realizan cuidando los detalles que garanticen una emocionante contienda. Los grillos se dividen por peso después de un pesaje rígido y preciso y sus torneos se organizan por sorteo. En un “ring” diseñado para el enfrentamiento, se colocan los contrincantes. Un palillo de paja es utilizado para tocarles los bigotes y molestar a los insectos. Una vez colocados en su modo agresivo, los protagonistas revelan. Ya preparados, se levanta un pequeño panel que los separa y comienza el feroz enfrentamiento. Las peleas de grillos son cortas, unos pocos segundos bastan para decidir quien es el ganador. El grillo perdedor huye de la batalla o deja de gorjear.

Los torneos de grillos en China siguen poniendo en evidencia una sólida verdad humana. Disfrutamos con el conflicto y no podemos vivir sin el espectáculos de las batallas, así sean diminutas.