británico promedio - Cantineoqueteveonews

El británico promedio es una abstracción del lenguaje usada para referir una generalidad de la vida. Remite un tipo de persona perteneciente un grupo humano. Se despierta cada día con alguna expectativa, hace algunas cosas, consume víveres, descansa, tal vez sueña. Pero sobre todo, ve pantallas.

La existencia tal como se vive en el día a día no se cuantifica. Sin embargo cuando las actividades pasan a ser numeradas y encasilladas en patrones medibles pueden revelar sorprendentes perspectivas. Tantas horas haciendo algo se traduce en años y esos años forman una vida entera.

Tal es la sensación predominante en una investigación que encuestó a 2.000 británicos. Las estadísticas que arrojó indican que el británico promedio se dedica más de 4.866 horas al año a concentrar su atención en aparatos como teléfonos, portátiles y televisores. Es decir, que un adulto medio pasará el equivalente a 34 años de su vida mirando pantallas.

Británico promedio pantallero

Esto equivale a unas sorprendentes 301.733 horas en la vida adulta media de 62 años. Este británico promedio pasará hasta tres horas y media al día mirando las pantallas de televisión. Al menos cuatro horas mirando los portátiles, y dos horas y 25 minutos mirando teléfonos.

Puedes leer: Chrysalis de IOTA en su Fase 2 reconstruirá todo

El británico promedio pasa la mayor parte del tiempo mirando los ordenadores portátiles o las pantallas de ordenador. Le siguen los teléfonos, televisores y tabletas. Poco menos de una décima parte de la población se describe a sí misma como «sorprendida» por la cantidad de tiempo que pasan frente a una pantalla, mientras que el 19% lo considera preocupante.

Los lectores electrónicos y los dispositivos de juego también contribuyen a un total de más de 13 horas al día dedicadas a mirar una pantalla. Pero los encuestados creen que menos de la mitad del tiempo que pasan en estos dispositivos es «productivo».

A pesar de ello, el 64% admitió que no sabría qué hacer sin su tiempo de pantalla, especialmente durante el confinamiento implementado por la pandemia. Y el 17% incluso diría que se sienten ansiosos si están lejos de su teléfono por mucho tiempo.

Benjamin Dumaine, óptico y jefe de desarrollo de negocios de Vision Direct, encargó el estudio. Las estadísticas fueron publicadas en Digitalhub. Respecto a los números arrojados por la investigación sobre estos hábitos del británico promedio, Dumaine resaltó su contextualización.

«Somos afortunados de tener dispositivos que nos conectan con el mundo exterior. Una pandemia similar que tuvo lugar hace 30 o 40 años habría visto a la gente enfrentarse a la falta de contacto de maneras muy diferentes”, afirma el representante de Vision Direct.

Los excesos son malos

Pero Dumaine igualmente está al tanto de las repercusiones sobre la salud por esta continua exposición a las pantallas.» Es importante ser consciente de lo que el exceso de tiempo de pantalla puede hacer en términos de su salud ocular y mantenerse al tanto de la exageración cuando se trata de las pantallas”.

Además del impacto físico de un tiempo significativo en la pantalla, la investigación encontró que puede tener un efecto en las relaciones y el tiempo de la familia. Poco menos de un cuarto han tenido una discusión con su pareja sobre la cantidad de tiempo que pasan mirando pantallas.

Puedes leer: Los deepfakes: Cuando la Inteligencia Artificial queda fuera de control

También se descubrió que desde que se aplicaron las medidas de confinamiento, la cantidad de videollamadas que el británico promedio tendría a la semana se ha duplicado, según las cifras de OnePoll.com.

En respuesta a los hallazgos, Vision Direct ha lanzado nueve consejos útiles sobre cómo manejar la salud ocular en casa. Estos incluyen la colocación de una pantalla de ordenador a una distancia mínima de 40 cm. Implica también seguir la regla 20-20-20, en la que se toma un descanso cada 20 minutos, se mira hacia otro lado durante 20 segundos, a algo que esté a 20 pies de distancia.