Héroes a villanos - Cantineoqueteveonews

De héroes a villanos transformó el confinamiento a los médicos, a quienes al inicio de la pandemia aplaudían desde los balcones

El encierro saca a flote instintos del colectivo social, lo mejor y lo peor del ser humano. Desde distintas localidades se reportan reprochables acciones que atentan contra la integridad de los profesionales de la salud. La paradoja señala que sus mismos vecinos se han vuelto en su contra.

Nadie sabe hasta dónde puede llegar la inquina y la ignorancia. Los médicos además de enfrentarse a ese enemigo invisible, ahora deben afrontar a un rival más de difícil de vencer: el desprecio.

Al personal sanitario que en ocasiones sin protección adecuada arriesga sus vidas para curar a otros, le exigen de un momento a otro que abandonen sus casas. Reciben cartas anónimas con severas amenazas.

En las últimas semanas viven entre dos aguas. En la mayoría de los casos los tratan como semidioses. Pero aquellos soldados que se encuentran en la primera línea de batalla contra la pandemia en oportunidades temen por la vida de sus familiares.

Puedes leer: Boda lésbica en cuarentena: El amor pudo más que la pandemia

Los tratan como leprosos. La situación ha llegado a tal extremo que a veces prefieren lucir como ciudadanos comunes. Por ello se quitan las batas antes de abandonar el hospital tras agotadoras jornadas de trabajo. Llegan a insultarlos en la vía pública.

Héroes y villanos en una misma capa

La temeraria labor frente al COVID-19 ha cobrado la vida de cinco mil médicos en todo el mundo. Sólo en Italia suman más de cien profesionales de la salud fallecidos tras ser contagiados por sus pacientes. En China, epicentro del virus, se confirman 1.700 contagiados.

A través de las redes sociales también se divulgan lamentables episodios. Los vecinos conminan a los médicos a evitar el tránsito o permanencia por zonas comunes. Además les exigen evitar tocar elementos como picaportes, barandas de escalera. Son los mismos héroes y villanos que las personas cuando llegan al hospital les piden que no las dejen morir.

Los entrañables vecinos de pronto se transformaron en sus enemigos. Los señalan de poner en riesgo la salud de los que habitan en el edificio como si fuesen portadores de alguna peste. Además en las intimidantes cartas, les exigen que se muden cuanto antes.

Asimismo los afectados profesionales de la salud aseguran que nunca imaginaron pasar de héroes a villanos. Son víctimas del rechazo a su profesión.

Crucificados del CIVD-19

El gremio médico también reporta episodios donde los caseros les piden que se vayan. Sucumben ante las presiones de los vecinos aunque en el fondo saben que los sanitaristas necesitan apoyo y solidaridad.

En otros casos los médicos han tenido que solicitar la ayuda de funcionarios policiales para evitar inminentes desalojos.  Se trata de delitos de odio que pueden ser judicializados. Pero a los afectados por ahora más les anima salvar vidas que enfrascarse con una horda de ignorantes inquilinos. A algunos médicos los han echado y otros se marchan para evitar conflictos.

Puedes leer: Machine to Machine: Un idilio que IOTA ve nacer en la pandemia

El Papa Francisco consideró como “crucificados por la pandemia” a los profesionales de la salud que han fallecido. “Los médicos, enfermeros, hermanas, curas que murieron combatiendo la pandemia del coronavirus son muertos como soldados que dieron su vida por amor”, señaló el sumo pontífice.