En Barcelona hay distintos pensamientos en torno a la separación; pero consideran que la política está invirtiendo mucho tiempo en el tema «separación».

Cataluña quiere separarse de España y ser un territorio autónomo que luche por sus ideas; pero sus habitantes dicen que se está perdiendo mucho tiempo en conflictos y hay problemas internos más importantes. La política en Barcelona busca mediante mecanismos ser un estado aparte del español.

En los últimos años la política interna ha invertido tiempo y muchas horas en el tema, y aun siguen en España. Se dice que los que no están de acuerdo con la separación son mayoría ante los que si lo están.

La política deja asuntos por fuera

Para los habitantes de Barcelona, hay miles de asuntos urbanos que deben de resolverse, asuntos que son de vital importancia. El tráfico, la educación universitaria, las tomas de pisos, los robos son de mucha importancia en la actualidad.

Lee también:¡Amenazas! Asociación Circos Reunidos denunció hostigamiento de animalistas

Los habitantes están de acuerdo en que primero se arreglen los problemas existentes y luego sí se luche por la separación. Barcelona aparece de primera en robos, como también en problemas urbanos como congestionamiento vehicular.

Una política efectiva

A pesar de todo Barcelona es una de las ciudades más visitadas de España, pero los turistas no ven los problema que realmente hay. Los que pasan, visitan y siguen no viven los problemas graves que hay.

Argumentaron que mejor es que se construya un territorio más efectivo, donde el buen vivir sea lo principal. Hace ya dos años, el 1° de octubre de 2017; se había decretado que Cataluña era un estado independiente pero los mismos habitantes no estaban de acuerdo.

No quieren acceder con pasaporte a su mismo país, prefieren que el caso sea estudiado y que la política de efectivas soluciones.